Mauricio Macri les entregó una medalla a Francisco Cabrera y Juan José Aranguren al tomar juramento en la Casa Rosada a los nuevos ministros de Energía, Javier Iguacel, y de Producción, Dante Sica.

En un acto realizado en el Salón Blanco, el presidente sostuvo que “estamos en el camino correcto” y que los ministros despedidos hicieron un “aporte importantísimo” al país.

“Por suerte Pancho no se va, va a seguir con nosotros, conmigo y con el BICE. Y él nos trajo y nos convenció al que va a asumir en breves segundos como ministro, que es Dante Sica”, señaló.

El jefe de Estado dijo que a Aranguren le tocó bailar con la más fea” al describir la herencia que recibió su cartera del gobierno kirchnerista, a la que se refirió como “la peor política energética de la historia”.

Por otro lado, Macri confió en que habrá “más trabajo” en el país tras el acuerdo con el FMI y la recalificación del país como “mercado emergente”. “Son más herramientas para que más gente pueda invertir y eso significa más trabajo para los argentinos”, afirmó Macri, quien manifestó la “importancia de sostener el valor de la palabra”.

El Presidente consideró que en el país se generó “una mala cultura del poder” que implica un “ejercicio del poder en forma prepotente, mafiosa”. También indicó que al Gobierno le “quedaron unas cuantas herencias económicas, bombas que vamos resolviendo”.

“Los argentinos somos buena gente, talentosa y creativa, pero por no haber entendido la importancia de sostener el valor de la palabra hoy tenemos casi un tercio de los argentinos en la pobreza”, remarcó.

Macri miró la transmisión del partido Argentina-Croacia desde la Casa Rosada, compañado por la primera dama Juliana Awada, el vocero presidencial, Iván Pavlovsky; y el Jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña.

También estuvieron los secretarios General de la Presidencia, Fernando de Andreis; Legal y Técnico, Pablo Clusellas y de Asuntos estratégicos, Fulvio Pompeo.

Copyright La Politica Online SA 2018.