La intención de inversión de las pymes cayó un 3,6% en junio y reflejan la falta de confianza de los consumidores ante la incertidumbre cambiaria y financiera.

Del mismo modo, el Indicador de Tendencia de Inversión (ITI) de las pymes industriales se mantuvo sin cambios después de la abrupta caída de mayo, cuando el índice cayó un 18,5 por ciento. Ese indicador mantuvo un valor de 46,9 puntos, sobre una escala de 0 a 100, que evidencia el nivel poco favorable para el ciclo productivo.

Según un estudio del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX), en junio se produjeron dos efectos. Por un lado, y a diferencia de mayo, muchos empresarios creen que con el nuevo dólar habría oportunidades de inversión orientadas al sector exportador. Eso empujó hacia arriba la percepción que tiene el empresario sobre las condiciones actuales para invertir.

Sin embargo, la intención de inversión continuó cayendo (-3,6%) porque la incertidumbre cambiaria y financiera, la falta de demanda en el mercado interno y la ausencia de financiamiento a tasas accesibles, frenan el proceso inversor.

Juan José Cruces, Director del Centro de Investigación en Finanzas de la Di Tella, detalló que “en la comparación interanual, el índice muestra una caída de 14,4% respecto a junio de 2017”.

“En la distribución por nivel de ingresos, la confianza del consumidor baja 1,7% para el sector de los encuestados con mayores ingresos y aumenta 1,1% para los encuestados con menores ingresos, siempre respecto al mes anterior”, aseguró Cruces.

Copyright La Politica Online SA 2018.