En medio de la crisis cambiaria que afectó al país con una devaluación del peso del 22% en un mes, creció un 20% la negociación de cheques diferidos.

Según un informe de First Capital Group, se negociaron 1.730 millones de pesos en el mercado de cheques diferidos, lo cual representó un aumento de 3,1% en relación al mes anterior y un alza de casi 21% respecto al mismo mes de 2017.

Las operaciones de mayo alcanzaron el máximo registro de los últimos doce meses y superaron el mayor registro de enero pasado, que había sido de 1.595 millones de pesos.

Se negociaron Cheques de Pago Diferido avalados y no hubo emisiones en el segmento patrocinado, mientras que la tasa promedio para para los primeros fue de 33,1% TNA.

“Se trata de un instrumento crecientemente utilizado por las pequeñas y medianas empresas, porque logran un menor costo de financiamiento y resulta más ágil que la gestión de crédito en el sistema financiero”, explicó Cristian Traut, analista de First.

Dentro de los cheques avalados, el 35% de las transacciones se concentró en plazos de hasta 90 días; el 33% entre 90 y 180 días; y el 32% restante, en plazos mayores a los 180 días.

La tasa de interés promedio ponderada de los cheques de pago diferido totales de mayo registró un aumento mensual de 21,8%, alcanzando un valor de 33,10% TNA.