El máximo tribunal celebró un “acuerdo extraordinario” donde ratificó la acordada 11 del 21 de abril último, que había aprobado la reelección anticipada del presidente por los próximos cuatro años y que contó además con la presencia del magistrado más veterano del cuerpo de 97 años.

En el encuentro, todos los ministros firmaron la acordada 15/15 en la que ratificaron a las autoridades electas para el período 2016-2019, que encabezará como titular del cuerpo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco como vicepresidenta.

Escasos minutos antes de las 10, la camioneta que había retirado a Fayt de su domicilio de la calle Ayacucho del metropolitano barrio Recoleta ingresó por la alcaidía del Palacio de Justicia, tras varias semanas de ausencia.

De allí, el nonagenario jurista se dirigió directamente a la Sala de Acuerdos sin pasar por su despacho, lo que motivó un “cambio de planes” entre sus colaboradores y no faltaron las corridas de las secretarias.

A los cinco minutos, Lorenzetti concurrió al recinto para comenzar lo que voceros indicaron como un “acuerdo extraordinario”, ya que en el habitual de los martes la Corte dictó ayer una importante cantidad de resoluciones.
Durante la reunión entre Lorenzetti, Fayt, Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, circularon las más variadas especulaciones ya que es altamente infrecuente que el máximo tribunal mantenga dos acuerdos en días consecutivos.

Otro elemento que sumó más sorpresa y aumentó la inquietud, fue la sorpresiva decisión de “blindar” prácticamente al cuarto piso del Palacio de Justicia donde no se permitió la circulación ni el acceso de los periodistas.
Minutos antes de las 12 se develó el enigma, cuando el Centro de Información Judicial (CIJ) subió la información titulada “La Corte Suprema reafirmó sus facultades de designación de autoridades” y adjuntó el texto completo de la acordada firmada hoy.

Allí los ministros resolvieron “declarar que en la designación de autoridades efectuada por la acordada 11/15 se ha puesto en ejercicio la atribución reconocida por esta Corte con el decreto 1285/58 ratificado por ley 14.467, celebrándose el acuerdo que ella instrumenta con arreglo a las normas establecidas”.

En la Acordada de cuatro carillas, los jueces supremos dieron cuenta “fidedigna de la deliberación llevada a cabo y de los resultados obtenidos, siendo indiferente para su validez el lugar de la Ciudad de Buenos Aires en que fue definitivamente firmada por los ministros”.

Fuente