Aprovechando una confusión semántica del Primer Ministro Danes Lars Loekken, en el marco de un encuentro sobre Igualdad de Género en la ONU, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anticipó su próximo movimiento político: Ser elegida Secretaria General de la ONU. Sería obviamente la primer mujer en ocupar ese cargo en la historia.

Al iniciar su alocución Loekken saludó al Presidente de ONU, Ban Ki Moon y se dirigió a él como “her excelence” cuando en realidad en inglés el masculino es “his excelence”. El gafe hubiera pasado desapercibido – las confusiones idiomáticas son moneda corriente en una organización como la ONU – de no ser porque al terminar su discurso CFK dijo:”Le digo al Primer Ministro de Dinamarca, no se sienta mortificado por el error que tuvo al dirigirse al titular de Naciones Unidas, tal vez haya sido una premonición de quien debe ser Secretario General de Naciones Unidas para la próxima temporada y dar muestra aquí en Naciones Unidas de que también la discriminación ha terminado”

En el momento, se generó confusión sobre a que error se refería Cristina Fernández pero consultada por LPO, Marita Perceval, Embajadora argentina en ONU confirmó que el gobierno argentino impulsa una campaña para que en el 2016, cuando se eliga al nuevo Secretario General de Naciones Unidas, esta sea una mujer. “No es por Cristina, tenemos la convicción de luchar por la igualdad de las mujeres en los espacios de decisión”, afirmó Perceval que adelantó que ya hay por lo menos 50 países apoyando esa propuesta de “género”.

De todas maneras, es dificil imaginar una candidatura de una mujer superadora a la de CFK para ese puesto. Las otras líderes políticas del mundo, Angela Merkel, Dilma Rouseff o Michele Bachelet (que ya ocupó un cargo en ONU) sino hay imprevistos deberían estar gobernando sus países el año próximo. Cristina, en cambio, termina su mandato en Argentina en diciembre de este año y no se postula para ningun cargo electivo. Al menos en nuestro país.

El marco elegido por CFK para su “premonición” fue la denominada “Reunión de líderes mundiales sobre igualdad de género y empoderamiento de la mujer” Un compromiso a la acción”. Este encuentro se da en el marco de la 70º Asamblea Anual de Naciones Unidas y contó con la participación de, entre otros, Rouseff, Raúl Castro y el Presidente chino Xi Xianping a quien Cristina agradeció especialmente porque “sin su colaboración y voluntad hubiera sido más que dificil realizar este encuentro”. Para el reconocimiento Cristina se tomó del hecho de que fue China quien impulso en 1995, en la llamada Declaración de Beijing, este tipo de eventos. No fue el único gesto de empatía con el líder chino. Xianping, se rió muy divertido cuando la Presidenta hizo su “premonición” y la felicitó por “defender con tanto ahínco los intereses de la mujer”.

En esa línea CFK – que habló solo seis minutos en este cónclave – señaló que “aún en las sociedades más desarrolladas las mujeres nos vemos discriminadas en el acceso a los sistemas de decisión política”. “”Las políticas deben estar destinadas a la cultura, a que empoderar a la mujer no sea solo una cuestión de obligación por firmar convenciones o adherir a tratados internacionales, sino que sea una profunda convicción de los hombres y aún de las propias mujeres que muchas veces nos discriminamos a nosotras mismas muy injustamente”, en lo que tal vez fue una “premonición” de lo que sería su labor como futura Secretaria General de la ONU.

Fuente: La Politica Online