Se presentó en AFA y manifestó: “Me escucharon, declaré y ahora a esperar lo que resuelva el Tribunal. Decir cualquier cosa suena a justificación”. Por su parte, Damonte hizo lo propio y lanzó: “Leí el informe y estoy de acuerdo, no es culpa del árbitro”

Luego de la barbarie que protagonizaron Estudiantes y Gimnasia en el clásico de La Plata disputado en el José María Minella, llegó la hora de asumir las culpas. Luego del informe del árbitro Silvio Trucco, los 12 informados debieron presentarse en el edificio de la Asociación del Fútbol Argentino para declarar ante el Tribunal de Disciplina.

Y hasta la calle Viamonte se acercaron los cinco apuntados del Pincha: Álvaro Pereira, Santiago Ascacibar, Israel Damonte, Mariano Andújar y Augusto Solari. Luego de esto, el arquero y el platinado volante se detuvieron a dialogar con el programa radial Un Buen Momento de La Red (no mediaron palabra al abandonar la AFA).

MARIANO ANDÚJAR
“No hace falta mucha reflexión tampoco, se sabía que nos habíamos equivocado y todo lo que pasó fue un error. Recién terminamos de declarar, vinimos a dar la cara y contar lo que pasó según nuestro punto de vista”.

“Nunca he venido a declarar, creo que una vez cuando recién había debutado por una expulsión que no tuve nada que ver. Me escucharon, declaré y ahora a esperar lo que resuelva el Tribunal”.

“Ya disgusta un poco todo lo que se habla porque pasan cosas gravísimas como las banderas que entraron de Estudiantes en la tribuna de Gimnasia y quemaron, como otras tantas del país. Ya reconocimos que fue un error, pero me parece que se nos está poniendo en el ojo de la tormenta un poco de manera exagerada. Espero que el Tribunal sea justo”.

“El club nos comunicó una multa económica que nos parece correcta, pero también hay que tomar en cuenta los antecedentes. Yo no tengo ninguno, soy conocido como una persona correcta. Me pasó de no poder controlarme diez segundos, pero fue en defensa de un compañero. Hay que esperar ahora la sanción. Cuando vi que le estaban pegando a Damonte en el piso, la verdad que se me salió la cadena. Después no hubo control de parte mía, recién lo declaré”.

“No es algo común, yo no soy un tipo violento. Decir cualquier cosa me suena a justificarme y es difícil porque no puede pasar esto, no es una buena imagen. No tengo mucho para decir”.

“En el momento mis hijos se asustaron, más que nada cuando me vieron en el piso recibiendo golpes, pero se tranquilizaron después cuando pude hablar con ellos”.

“La verdad es que estuvo mal, no hay que buscar excusas”.

“Trato de no pensar, espero al jueves. Mi ilusión es siempre poder estar en la Selección, me tenía que preparar para poder volver y que pase esto es un baldazo”.

ISRAEL DAMONTE
“Escuché por ahí que se le echa la culpa al árbitro. Recién leí el informe y estoy de acuerdo a lo que dijo, no hay que echarle la culpa a él. Más allá de lo de las banderas que es algo que nos molestó. La reacción nuestra adentro de la cancha no fue profesional”.

“Nunca me había pasado de pelearme en una cancha, pero tampoco nunca me había pasado que me den una piña en una cancha… Sí manotazos, empujones, tumultos”.

“Me pegaron una trompada y eso es lo que me queda a mí. No pude pensar más a partir de ese momento, sentía el ojo muy hinchado y todos los chicos que me decían que me cortó. Pido disculpas por no haberme manejado profesionalmente, como toda mi vida”.

“Lamentablemente no pude pensar y nadie se dio cuenta de sacarme. La reacción es 100 por ciento mía y me hago cargo”.

“El partido estaba prácticamente terminado, íbamos ganando, lo teníamos controlado también. Se vive de una manera el clásico como de vida o muerte. Del lado nuestro no lo tomamos así, más allá de cómo terminó todo”.