El torneo semestral ya se cobró su primera víctima y recién van dos fechas: Lucas Bernardi. Luego de perder en el clásico contra Rosario Central, el entrenador decidió dar un paso al costado al que había llegado en junio del 2015 para remplazar a otro que se había ido por malos resultados: el “Tolo” Gallego.

Bernardi, en los ocho meses que estuvo el frente de la Lepra, sufrió dos caídas en los derby’s y sumó un empate. En total, fueron 18 cotejos al mando en su primera experiencia como entrenador en los que acumuló cinco derrotas, misma cantidad de empates y ocho derrotas.

“Agradezco estos ocho meses de convivencia. No tengo más qué decir”, fueron las escuetas palabras del entrenador para anunciar el cese de su contrato con la entidad que lo vio nacer como futbolista y retirarse. Su renuncia quedará marcada en la historia: lo hizo en el Gigante de Arroyito.

En el clásico del año pasado, Bernardi había tenido un picante cruce con los fanáticos de Central. Mientras lo insultaban, se dio vuelta y les hizo señas de una vuelta olímpica.

Aunque lo llamativo en toda esta historia de su salida se dio en las redes sociales. Maximiliano Rodríguez, en su cuenta oficial de Twitter, replicó un mensaje de un fanático que le respondía a un periodista que había señalado que había un ciclo terminado en Newell’s. “Hace mucho que se terminó…. y seguimos rifando puntos que vamos a lamentar”, fueron las palabras del hincha que aparecieron en el muro de Maxi.

¿El nombre que suena para reemplazarlo? Nada más y nada menos que el bielsista Jorge Sampaoli, recientemente desvinculado de la Selección de Chile y en la mira del Chelsea.