Rosario Central sumó su tercer triunfo consecutivo en el torneo. Le ganó 2 a 0 a Independiente en Avellaneda y tiene puntaje ideal en la Zona 1 del certamen local. Con los tres triunfos al hilo llegó a lo más alto de la tabla y se convirtió en uno de los candidatos a pelear por el título.

El conjunto del Chacho Coudet fue de menor a mayor en encuentro ante el Rojo. Fue intenso y preciso en el medio campo, y volvió a tener, como en el clásico ante Newell’s, a dos delanteros implacables que le generaron preocupación constante a la defensa de Independiente. Larrondo y Ruben volvieron a tener un gran nivel adentro de la cancha.

Central insinuó sus buenas intenciones desde el inicio. Aguirre tuvo dos intervenciones en veinte minutos que dejaron expuestas las falencias del equipo de Pellegrino para defender. Dos remates cruzados y de media distancia que el Ruso Rodríguez logró despejar con gran esfuerzo.

Independiente tuvo su chance más clara en el final de la primera mitad. Rigoni encaró y gambeteó al arquero, en un mal retroceso de la defensa rosarina, y remató de zurda apenas pudo levantar la vista. Álvarez, que no había alcanzado a cerrar, cortó camino por detrás del arquero y salvo e su equipo del gol cuando despejó la pelota en la línea.

Apenas comenzó el segundo tiempo, llegó el gol de Central. Pablo Álvarez se metió por el centro del área y Toledo lo derrumbo cometiéndole una clara falta. Jorge Baliño cobró penal y Marcelo Larrondo convirtió el 1 a 0 desde los doce pasos.

El equipo de Coudet ganó confianza después del gol y empezó a darle más ritmo a su juego. Tocó de un lado a otro de la cancha, trató de hacer pases seguros y cortos, y siempre buscó devolver rápido la pelota al campo de su rival.

A los 20′ y luego de un contraataque nacido de un córner, Jonás Aguirre encontró su premio después de tantos intentos. Montoya lo habilitó y Aguirre se desmarcó rápido de Toledo. Cuando llegó al área, aplicó un freno y dejó en el piso al jugador de Independiente. Levantó la cabeza y no le dio tiempo a Rodríguez. Colocó la pelota a la derecha del arquero y festejó su gol con una pirueta.

Independiente intentó encontrar el descuento pero fue poco claro. Denis alternó buenas y malas mientras que el equipo sufrió las intermitencias de Méndez. El volante es uno de los jugadores claves en el armado de las jugadas y este miércoles no tuvo una buena noche en el estadio Libertadores de América.

Central sumó su tercer triunfo y sigue de festejo. El domingo le ganó a Newell’s en el Gigante de Arroyito e hizo feliz a media ciudad. Hoy se quedó con una nueva victoria y demostró, a través de su juego y actitud, que va a dar pelea en el campeonato corto de transición.