La dura prueba de Rodolfo Arruabarrena comenzó con la reacción de Agustín Orion ante la parcialidad local. Con el antecedente del arquero y la lesión de Carlos Bueno, el público le hizo sentir el rigor con una bomba de estruendo. A pesar de la intención del ex San Lorenzo de partir hacia el vestuario, Silvio Trucco lo convenció para que el espectáculo se inicie.

Sobre el primer cuarto de hora Carlos Tevez estuvo cerca de abrir el marcador con un tiro libre, pero su intento se fue ancho. El Apache buscó el palo de Luis Ardente, pero el efecto se produjo tarde. Fue un aviso del máximo ídolo del Xeneize.

Unos instantes después, el ex Juventus volvió a probar de media distancia. Tras un pelotazo frontal, Daniel Osvaldo abrió a los centrales y le pidió el pase a Tevez, pero el hombre con pasado en la Premier League optó por buscar su conquista. En ese caso la pelota se fue por encima del travesaño.

A la media hora el Cata Díaz se convirtió en generador con otro pelotazo que llegó a la cabeza de Osvaldo. El ex Huracán peinó y Sebastián Palacios quedó mano a mano frente al arquero (con la pelota picando). La resolución del atacante con pasado en Arsenal no fue la mejor y la ansiedad comenzaba a reinar en la visita. Una situación similar a la que tuvo Rodrigo Bentancur, luego de capturar un rebote. Los enganches del volante fueron efectivos para sacarse de encima a las marcas, pero su disparo rebotó en Francisco Mattia y la jugada concluyó en el córner.

Antes de que se vayan al descanso la individualidad del Apache le dio oxígeno al Vasco. A pura gambeta, el delantero desparramó a la última línea sanjuanina y festejó el 1 a 0 con un tiro cruzado. El grito de desahogo se escuchó hasta el mítico barrio porteño.

La polémica de la noche llegó después de un error de Marcelo Bistocco. Mientras el delantero que vistió la camiseta de la selección italiana se encargaba de sellar la victoria, el juez asistente levantaba su banderín para sancionar una supuesta posición adelantada. Lo que no tuvo en cuenta el lineman fue que Mauricio Casierra habilitaba a Osvaldo.

Con la expulsión de Javier Capelli, Boca justificó la victoria con un hombre de más. San Juan fue la tierra prometida para el Xeneize, dado que los dos únicos partidos que pudo ganar la entidad de la ribera en el 2016 fueron en la provincia cuyana (el anterior fue contra Emelec). Los tres puntos significaron el aporte de oxígeno que tanto necesitaba Arruabarrena. El triunfo le dio un poco más de margen al Vasco.