Con la herida todavía sin cicatrizar por el accidente en Venezuela, Huracán sufrió una dura derrota en su debut en el grupo 4 de la Copa Libertadores. En Parque de los Patricios, Atlético Nacional de Medellín se impuso por 2-0 con goles de Marlos Moreno y Orlando Berrío. El Globo no tuvo a Patricio Toranzo, Diego Mendoza y Martín Nervo, los tres que se llevaron la peor parte en Caracas.

Comenzó bien Huracán en una noche cargada de emociones. Salió decidido a pegar de entrada y contó con un par de ocasiones. Una de ellas, un tiro libre de Daniel Montenegro que tocó el travesaño y se fue por arriba del arco, tras una falta que le hicieron a Ramón Abila en la puerta del área.

Pero los colombianos iban a reaccionar y lo harían con fuerza. Con velocidad en el ataque los delanteros comenzaron a incomodar hasta que a los 44 minutos se asociaron bien los de arriba. Andrés Ibargüen llegó a la puerta del área, abrió la cancha y aunque Federico Mancinelli intentó desviar el pase, Moreno recibió para definir sin problemas.

A diferencia del primer tiempo, la segunda etapa para Huracán fue un suplicio. Atlético Nacional se reforzó anímicamente con el gol y sacó a relucir la condición física de sus jugadores para liquidar al Globo. En el resultado lo haría recién a los 37 minutos con un gol de Berrío, entrando con pelota y todo adentro del arco. Pero en el juego y en el ánimo la historia ya estaba juzgada, incluso desde antes de la expulsión de Mancinelli a los 27.