A fuerza de victorias, todo es posible. La ilusión no tarda en aparecer, lógicamente. Y, de a tres puntos a pesar de no sobrarle demasiado, Lanús va y va en la zona dos. Tal es así que sumó su cuarta victoria al hilo. Por la mínima, ajustada, pero victoria al fin ante Atlético Tucumán para seguir en lo más alto de su grupo. El Decano perdió su invicto.

En el primer tiempo, el Grana fue un poco más que su rival. Sin tanta elaboración, pero con algunas llegadas. Destellos de Acosta, alguna incursión de Mouche y otra de Aguirre, que lo tuvo en dos oportunidades. Pero fue gracias a la experiencia y presencia del ídolo Sand la apertura del marcador. ¿Cómo? El delantero apretó al lateral Romat, de espalda, y éste la terminó mandando en contra de su propia valla cuando Pepe se disponía también a rematar.

Lanús se quedó en el segundo tiempo y Atlético se vino con algunas chances. Claro, los tucumanos no se la hicieron barata al dueño de casa y lucharon hasta el final en búsqueda del empate, aunque no llegó. Algunas situaciones que no terminaron de ser concretadas por desajustes en la definición o intervenciones de Monetti. Merecieron un poco de mejor suerte.

Poco le importa al equipo de Jorge Almirón, que sigue sumando y sumando a pesar de aún no brillar. Avisa que dará pelea a fuerza de triunfos. Y mientras no pare de Granar…

En la próxima fecha, Lanús visitará a San Martín de San Juan. Atlético Tucumán recibirá a A. Rafaela.