Los presidentes de Boca, River y San Lorenzo renunciaron a la AFA y dejaron a la asociación del fútbol acéfala y al borde de la intervención.

Daniel Angelici, Rodolfo D’Onofrio y Matías Lammens renunciaron esta tarde a sus cargos de secretario general, vicepresidente primero y tesorero, respectivamente, luego de que no pudieran conseguir quórum para avanzar con la creación de la Superliga.

La AFA recibió hoy a Javier Tebas, el presidente de la Liga Profesional de Fútbol de España, el modelo a seguir para implementar la Superliga, cuyo posible CEO podría ser Lammens, tal como adelantó LPO.

Tebas, abogado de 53 años, llegó acompañado por dos de los principales impulsores de la Superliga, Angelici y el titular de Belgrano de Córdoba, Armando Pérez -cercano a Mauricio Macri-, quienes tenían la intención de fijar el 2 de junio como fecha de realización de la Asamblea Extraordinaria en la que se votaría el nuevo formato de competencia.

La idea de Boca, River, San Lorenzo y Racing, los cuatro clubes grandes que son las cabezas de la Superliga, es convencer al resto de que sin ésta el fútbol no tendrá futuro. Pero Independiente es comandado por Moyano, quien junto a varios clubes de los denominados chicos, se opone a la nueva modalidad y cuenta con el aparato del Ascenso Unido que comanda su yerno Chiqui Tapia, quien hoy tiene las chances más claras de ganar las elecciones presidenciales en la AFA porque capta a la mayoría de los 75 asambleístas que votarán el 30 de junio.

Moyano fue justamente quien junto a Quilmes, Olimpo y los clubes del ascenso no dio quórum para tratar el tema de la Superliga y de este modo provocó las renuncias de sus pares de Boca, River y San Lorenzo.

Fuente: La Politica Online