El presidente de Boca, Daniel Angelici, fijó esta noche una posición drástica al enfatizar que “es hora de dividir” poco antes de que concluyera la reunión del Comité Ejecutivo de la AFA, en la que tampoco hubo acuerdo para fijar cuándo se tratará el crucial tema de la creación de la llamada Superliga.

“Yo no creo en el consenso, sé ve que es hora de dividir”, disparó el directivo del Xeneize y uno de los impulsores de la iniciativa, junto con otros tres clubes de los denominados grandes, de la creación de la Superliga, quien no consiguió su propósito de que se convoque a una asamblea extraordinaria para el 9 de junio, antes de la elecciones presidenciales de la entidad.

Tampoco prevaleció la moción del titular de Barracas Central, Claudio Tapia, quien al frente de los representantes del ascenso, intentó que esa asamblea extraordinaria se realizara el 30 de junio, el mismo día de los comicios.

“No hay que hablar ni de vencedores ni vencidos, sino de quién tiene los votos. Los votos no son de nadie, son de las instituciones o de los dirigentes, pero me parece que el camino es éste, el de hablar y debatir”, dijo el Chiqui y agregó: “Demostramos que no nos oponemos a la Liga. Hay que buscar lo mejor para el fútbol argentino, que beneficie a las instituciones”.

En tanto, el vocero de la AFA, Ernesto Cherquis Bialo, brindó una conferencia de prensa en la que aseguró que “las posiciones se van acercando con el objetivo de darle fuerza y vida a un nuevo orden en el fútbol argentino”.