La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dispuso que a partir de este viernes, cuando salga publicado en el Boletín Oficial, los clubes deberán enviarle directamente toda la información impositiva, con eje en los contratos de fútbol, a diferencia del sistema actual que establecía que era la AFA la que recibía los contratos de los jugadores como paso previo a informar al organismo de control fiscal.

La disposición apunta a “eliminar intermediaciones que puedan obstaculizar la tarea de control impositivo y simplificar el cumplimiento de la obligaciones existentes facilitando la tarea de las entidades deportivas”, señalaron esta tarde fuentes de la AFIP a Télam, quienes adelantaron que este nuevo régimen para el fútbol profesional tendrá alcance a todos los clubes de Primera División y de la B Nacional.

La medida contempla que los contratos de los jugadores serán enviados por los clubes a la AFIP a través de internet; y la nómina de la plantilla de jugadores será actualizada automáticamente en función de las novedades ingresadas por las entidades deportivas.

Los clubes deben presentar directamente a la AFIP la información en cada operación de incorporación o baja de los jugadores que conforman su plantilla. Lo harán a través de la implementación de un nuevo servicio en el que se registren todas las operaciones de los clubes, tanto en el mercado interno como en el externo.

En cuanto a los clubes de otros países considerados como “paraísos fiscales deportivos”, y que en el pasado sirvieron para triangular operaciones de venta de jugadores, en el nuevo régimen se elimina la nómina existente.

“El objetivo no es prejuzgar ni prohibir a priori, sino estar muy atentos a este tipo de operaciones”, aclararon las fuentes consultadas por de la AFIP. La intención es que las instituciones no triangulen los pases de los jugadores para evadir impuestos

Esta nueva disposición de la AFIP relacionada con el fútbol profesional se suma a las acciones de control y revisión por parte de la entidad fiscal, que 15 días atrás intimó a varios clubes de primera división -y a la propia AFA- a que pagaran sus deudas impositivas, pagos que varias instituciones ya comenzaron a girar.