Lanús confirmó que fue el mejor equipo del campeonato y, tras arrasar en la Zona 2 del campeonato, goleó por 4-0 en la final a San Lorenzo para coronarse campeón del fútbol argentino en el torneo del primer semestre del 2016. “El Granate” fue contundente y, con pasajes de fútbol de alto vuelo, alcanzó la segunda consagración de su historia en el ámbito local.

La lluvia que cayó sobre las últimas 24 horas en la Ciudad de Buenos Aires hacía prever que el encuentro se disputaría sobre un campo de juego rápido, con grandes posibilidades para el despliegue de la dinámica que los jugadores de ataque de ambos equipos supieron desplegar durante el torneo. La previa ofrecía una promesa de buen espectáculo.

Aunque los dirigidos por Pablo Guede intentaron hacerse dueños del balón en el inicio del encuentro, pronto esa estrategia iba a sucumbir ante el poderío ofensivo del “Granate” que, ya al minuto de juego, avisó frente al arco de Torrico. Miguel Almirón se escapó por la izquierda con una gran jugada individual y mandó un centro que nadie llegó a empujar pero, tras el fallido despeje de la defensa del “Ciclón”, José Sand se encontró la pelota y sacó un disparo que forzó una enorme tapada del arquero de San Lorenzo.

Poco iban a tardar los de Jorge Almirón en encontrar la ventaja. Iban tan solo 18 minutos cuando el centro partió, otra vez, desde la izquierda, y Oscar Junior Benítez anticipó en el primer palo para, de cabeza, sentenciar el 1-0.

A partir del gol, Lanús tomó envión. No solo acorraló a su rival en su campo, sino que pisó con peligro el área. Benítez pudo ampliar la cuenta a los 20′, pero no logró pegarle bien a la pelota en el mano a mano y su definición salió al lado del palo. En la acción siguiente, el centro que mandó el autor del tanto desde la derecha encontró a Lautaro Acosta de frente al arco, pero el disparo del “Laucha” no tuvo puntería. En esta instancia del partido, “El Grante” era abrumador ante un San Lorenzo sin respuesta.

Recién sobre los 30′, “El Ciclón” pudo salir del asedio y generó su primer acercamiento con un remate cruzado de Ezequiel Cerutti que tapó Monetti. A partir de ese momento, el equipo de Guede comenzó a reencontrarse con su juego y pudo adelantarse unos metros en el terreno