El tandilense recuperó parte del terreno perdido por las lesiones en su regreso a los torneos grandes con victoria ante Stan Wawrinka y alcanzando la tercera ronda, pero no pudo con el francés Lucas Pouille y se despidió de Wimbledon.

Luego de la interrupción por la falta de luz del sábado, el galo se impuso por 6-1 en cuarto parcial y con un 6-7 (4), 7-6 (6), 7-5 y 6-1 se quedó con la victoria y avanzó a los octavos de final, donde se medirá ante Bernard Tomic.

Del Potro volvió a jugar un Grand Slam tras más de dos años y dio el golpe a superar a Wawrinka en la segunda ronda. Empezó bien ante Pouille, se llevó el primer parcial y estaba 3 a 0 en el segundo pero se derrumbó y quedó eliminado.

En la reanudación de este domingo, el tandilense cedió su saque rápidamente y dejó pasar algunas oportunidades de quiebre en los games iniciales que le dieron una ventaja definitiva al francés.

“Terminé muerto, realmente muy cansado, ayer fue peor, me dolía todo el cuerpo, necesito mejorar mi físico, pero no tengo apuros”, expresó tras la derrota el argentino.

“Cada vez que entro en la cancha, termino agotado físicamente y mentalmente. Hace cuatro meses ni me imaginaba estar es esta situación”, agregó.

En la tercera manga, ambos tenistas tuvieron un cruce violento. Al argentino no le gustó una actitud de su adversario y se lo dijo en el cambio de lado.