Mauricio Macri mandó a su secretario de Deportes, Carlos Mac Allister a meterse con la AFA, la asociación el fútbol que está a la deriva tras la intervención de la FIFA y el presidente no logra encauzar.

El Colorado salió a destrozar a los dirigentes de la AFA por la acefalía que complica el armado del equipo para competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que se realizarán el mes que viene.

“Siento que en la AFA no hay interés por los Juegos Olímpicos. Y también sería bueno que los jugadores se expresen, porque representar al país es un honor”, dijo Mac Allister en TyC Sports a la mañana.

A la noche fue a TN a cuestionar que la AFA no había podido conseguir que los clubes cedieran a 12 jugadores que habían sido convocados por el técnico Gerardo Martino.

La aparición repentina del ex jugador de Boca en los medios para pegarle a la AFA no es casual: el propio presidente le encargó la misión de intentar organizar el descalabro de la Asociación que presidió hasta hace una semana Luis Segura.

Mac Allister es uno de los integrantes de la mesa que armó Macri para discutir temas sobre fútbol, el deporte que lo hizo entrar en política y que aún en la presidencia lo sigue desvelando.

De esa mesa de consulta también participa el titular de la ex Side, Gustavo Arribas, que proviene del mundo del fútbol y de la representación de jugadores.

También lo hace el presidente de Boca, Daniel Angelici, operador judicial de Macri y uno de los protagonistas del hundimiento de la AFA. El “Tano” estuvo días atrás en Casa Rosada junto al secretario general de la presidencia, Fernando de Andreis.

Los otros integrantes de la mesa son el titular de Fútbol para Todos, Fernando Marín, y el diputado nacional por Córdoba, Héctor Baldassi, que son consultados a diario por Macri por el dilema del fútbol.