La Audiencia de Barcelona condenó hoy al futbolista argentino Lionel Messi a 21 meses de cárcel al encontrarlo culpable de fraude fiscal. En la sentencia se castigó de igual forma a su padre, Jorge Messi. Sin embargo, la pena no se hará efectiva por ser menor a dos años y porque ambos no registran antecedentes penales.

Según informó El Periódico de Cataluña, los Messi fueron encontrados culpables de estafar al fisco español por un total de 4,5 millones de dólares durante los años 2007, 2008 y 2009. Lo que la oficina pública le reclamaba son los impuestos por los ingresos percibidos por derechos de imagen.

En la última jornada del juicio, antes de que el crack del Barcelona viaje a Estados Unidos a disputar la Copa América con su selección, la fiscalía pidió absolverlo y culpar al padre. Consideraron válida la versión ofrecida por Lionel Messi y su abogado, Enrique Bacigalupo, que insistieron en que él solamente se dedicaba a jugar al fútbol y confiaba en su papá.

Pero el fallo se inclinó por el pedido de la Abogacía del Estado, que a pesar de que el futbolista pagó sus deudas y los los siete testigos que declararon coincidieron en exculparlo, solicitaba 22 meses y 15 días de prisión para ambos.

Hay muy pocas probabilidades de que Messi y su padre tengan que ir a prisión, ya que se trata de una condena inferior a 24 meses. La corte ordena al futbolista a pagar una multa cercana a los 2,3 millones de dólares, mientras que su padre tendrá que desembolsar 1,6 millones.

La acusación contra Messi y su padre nació en 2013. Según la investigación, evadieron impuestos mediante la creación de empresas pantalla en Belice y Uruguay, considerados paraísos fiscales en aquella época.