El Comité Ejecutivo de AFA aprobó la reforma del estatuto y el fútbol argentino tendrá un nuevo formato de torneo. Los dirigentes, que habían alcanzado un acuerdo en la noche del martes luego de interminables idas y vueltas, decidieron avalar la inclusión de la Superliga.

Los representantes de los clubes se reunieron en el predio de Ezeiza y resolvieron la aprobación del flamante certamen en una asamblea extraordinaria. Luego de interminables idas y vueltas, llegaron a un acuerdo en el reparto del dinero en las diferentes categorías y en la forma en la que se disputará el torneo.

Con 71 miembros presentes de los 75 se retomó la asamblea que dos veces entró en cuarto intermedio para crear la Superliga. La reunión se demoró casi una hora en recomenzar ya que algunos dirigentes estuvieron dedicados a acordar una salida al conflicto con los árbitros.

Algunos de los representantes del Interior se quejaron por la falta de tiempo para leer el nuevo formato de estatuto y dijeron que había muchos integrantes del Comité que “no habían llegado a leer el nuevo estatuto”. Pero igual decidieron apoyar la reforma y el nuevo torneo.

La votación terminó 70 a 1. El único dirigente que votó en contra fue el presidente de la Asociación Rosarina de Fútbol, Mario Giammaria. “La Superliga es un suicidio es defensa propia. No todo es dinero, también hay pasión”, sostuvo.

La reforma incluye un cambio en la distribución de los ingresos. La Primera se quedará con el 78%, la B Nacional tendrá el 12%, el 2% será destinado a los gastos de la Superliga y el 8% se lo quedará la AFA.

El próximo torneo se jugará entre agosto de 2016 y mayo de 2017. Tendrá 30 equipos y jugarán todos contra todos. Además, al igual que en el último campeonato, habrá una fecha especial destinada a los clásicos. El torneo comenzará el próximo 19 de agosto para que los clubes locales cedan sus futbolistas al seleccionado olímpico que jugará en Río de Janeiro.