La AFA no tiene respiro. Cuando se creía que podría llegar cierta calma con la designación de Edgardo Bauza como entrenador de la Selección Nacional, hoy aparecieron dos abogados enviados por el FBI para arrancar una auditoría y encima peligra el comienzo del campeonato.

Concretamente, los investigadores buscan conexiones entre la ruta del dinero del FIFAgate y el manejo de los fondos del Fútbol Para Todos. Según informaron fuentes de la casa madre, los americanos fueron enviados por la FIFA y la Conmebol y los recibieron Armando Pérez y Javier Medín, del Comité Regularizador. Y añadieron que “ellos les pagarán los honorarios, no la AFA”.

Sin embargo, la conjetura es que Loretta Lynch -fiscal general de Estados Unidos- que investiga a varios dirigentes de todo el mundo por “organización mafiosa, fraude masivo, blanqueo de dinero y corrupción”, fue la que tomó la medida de enviar a los abogados a la AFA, en busca de documentación en la causa que lleva contra dirigentes y empresarios, entre los que figuran el fallecido Julio Grondona, José Luis Meiszner, Eduardo Deluca, Hugo y Mariano Jinkis y Alejandro Burzaco, hermano de Eugenio, el Secretario de Seguridad de la Nación.

Y en ese sentido no hay que olvidar que este portal ya adelantó que la idea de la jueza Servini de Cubría era unir las investigaciones del FPT con las de FIFAgate, algo que ya está pasando en Viamonte 1366 y podría derivar en varias detenciones o procesamientos más.

Desde Tribunales le informaron a LPO que esta movida de Lynch no pasó por los escritorios de Servini, “pero tampoco era obligatorio”. Y recordaron el exhorto que la jueza envío a EEUU en septiembre pasado, con la idea de trabajar en conjunto con la Justicia norteamericana. De hecho, ratificaron que “Servini o algún secretario tiene que viajar para allá para avanzar con la causa”.

En Estados Unidos es muy común que una fiscal pida ayuda al FBI para investigar. Y la confirmación que la movida es judicial y no de la FIFA o la Conmebol puede establecerse a partir de un dato que se escuchó en el despacho de Germán Garavano, el Ministro de Justicia. Se hablaba de un posible viaje a EEUU del juez federal Claudio Bonadio con la idea de avanzar con la extradición de los Jinkis, pero una fuente judicial avisó que enviados americanos estaban por llegar al país con la idea de realizar una auditoría en la AFA.

Los dirigentes del fútbol se mostraron sorprendidos por la aparición de los abogados del FBI, mientras que el Comité Regularizador les abrió las puertas como correspondía y es Medín quien seguirá en contacto con ellos para ver cómo avanza esa investigación relacionada con el fraude internacional detectado hace un tiempo.

El fútbol, en estado de alerta

Se sucedieron hoy las reuniones en la AFA. Y todo giro sobre lo mismo de siempre: el dinero que Gobierno pondrá por el FPT. Fernando Marín, el titular del Programa, ya informó que no pensaban moverse de los 1.800 millones de acá a mitad de 2017, es decir, 900 millones por semestre.

Eso encendió la alerta en el Ascenso, que dijo que con ese dinero no alcanza y amenaza con no arrancar los torneos. Y la Primera División, en solidaridad, hoy tomó la misma postura, a pesar de que para seguir con el circo reinante, igual se sorteó el fixture del campeonato.

En ese sentido en el juzgado de Servini también hay mucha bronca. Es que dicen que no está firmada la prórroga del convenio entre la AFA y el Gobierno y de igual manera ya bajaron 300 millones como pago por julio y agosto. “Es más, a la jueza ni siquiera le llegó un aviso formal de la FIFA de que la AFA quedó en manos de un Comité Regularizador”. Hay que recordar que Servini tiene trabajando en Viamonte a tres veedores, en el marco de la causa por el destino de los recursos públicos del FPT.

La cuestión es que los dirigentes pretenden al menos $ 1.250 millones por estos seis meses para arrancar los torneos. Y para ello armaron una comisión que formarán Boca, River, Lanús, Banfield, Godoy Cruz y Unión para ir a confrontar, nuevamente, con el Gobierno de Macri, quien ya anunció que se quiere sacar al fútbol de encima.

Para peor, muchos no sólo se quejan de que la plata es poca, si no de la mano dura que está imponiendo el Comité Regularizador en cuanto al reparto. “Ya no se habla de meses, sino de presupuesto semestral. Hoy son 900 millones y ya nos pagaron 300 millones. De ahí se descuenta el 7% del decreto 1212, el impuesto al cheque y lo que le corresponde a la AFA. Quedan netos unos 260 millones para los clubes y de lo que les toque a cada uno se descontarán obra social, sindicato y algún embargo que tengan”, le dijo a LPO un miembro del Comité.

Así, el dinero que percibirán los clubes dista mucho del esperado, y hasta algunos están gestando una movilización del fútbol de Ascenso a Plaza de Mayo para quejarse. Para peor, un dirigente de la B Nacional le aseguró a este portal que Medín, ex dirigente de Boca y muy ligado a Macri y Angelici, en la reunión con la categoría aseguró: “Este Comité Regularizador representa al Gobierno”.

Todos estos manejos motivaron en Pablo Toviggino, también miembro del Comité y hombre de Claudio Tapia, yerno de Hugo Moyano, la idea de renunciar. Pero lo frenaron: “Volví porque me lo pidió Chiqui”. AFA no tiene paz.

Dietrich, sin soluciones

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, también estuvo reunido con los dirigentes del Ascenso. La impaciencia, sobre todo, es en los clubes que forman parte de la B Nacional, segunda categoría del país. Al Ministro le pidieron que interceda para que se bajen los costos del transporte, ya que los clubes deben recorrer muchos kilómetros porque este torneo incluye a los equipos distribuidos de Norte a Sur de la Argentina. Sin embargo, Dietrich escuchó con atención los reclamos pero no dio ninguna solución concreta, a pesar de que se comprometió a evaluar la situación.