En la calurosa mañana porteña se realizó la presentación oficial del Dakar 2017, que comenzará en Paraguay y terminará en la Argentina. Uno de los lujosos salones del hotel Hilton de Puerto Madero fue el escenario en el que Etienne Lavigne destacó el sacrificio que tendrán que hacer los competidores en “un desafío físico y mental a través de una sorprendente geografía”.

El director del Dakar fue el primero en tomar la palabra y destacó “las dificultades extremas en los tres países anfitriones”, aunque advirtió que será una edición “albiceleste, porque atravesará 13 provincias argentinas”.

Además, antes de cederle el micrófono a Marc Coma, Lavigne le dedicó un momento al Presidente de la Nación: “Tengo un agradecimiento especial a Mauricio Macri por declarar al Dakar un evento de interés público”.

A su lado, el histórico catalán que se coronó en cinco oportunidades dijo que dejará “una huella en el 2017”. “El alma de piloto me dice que será el más duro de todos los que se desarrollaron en Sudamérica”, afirmó el actual director deportivo y agregó: “Será una prueba de fuego que tendrá todos los ingredientes para enamorar a los espectadores”.

Finalmente, el Ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, reveló que “la importancia del Dakar radica en el crecimiento que tendrá el norte argentino, porque durante 15 días millones de espectadores estarán observando esas tierras”. Según el cordobés la región tendrá la posibilidad de desarrollo mediante el turismo y su ejemplo lo brindó con el Chaco: “Esa provincia es uno de los tesoros ocultos de la Argentina que no está siendo aprovechado, por eso el Impenetrable será prontamente un Parque Nacional”.