Rafael Nadal se citó a la gala de semifinales del Abierto de Australia luego de imponerse a Milos Raonic en un partido que fue peleado hasta la segunda manga, cuando el canadiense, tras perderla en tie break, se dio por vencido.

El marcador arrojó un 6-4, 7-6(7) y 6-4 en favor del mallorquín luego de 2 horas y 44 minutos en los que el arma principal de Raonic, su saque con aroma de misil, fue bien contenido por el ex N°1.

Y ahora sí parece efectivamente más real la posibilidad de que Rafa Nadal y Roger Federer (jugará la otra semifinal ante su compatriota Stan Wawrinka), se concrete el domingo en Melbourne Park.

Raonic era hasta hoy el jugador con mejor ranking en el torneo de Australia tras las sorprendentes eliminaciones de Andy Murray y Novak Djokovic.

Rafa jugará ahora con el búlgaro Grigor Dimitrov, quien venció al belga David Goffin por 6-3, 6-2 y 6-4.

En el cuadro femenino, la croata de 34 años Mirjana Lucic Baroni superó a la checa Karolina Pliskova por 6-4, 2-6 y 6-4.

En un partido que se extendió durante una hora y 48 minutos, Lucic-Baroni recordó el juego que en 1998 la llevó a ganar el Abierto de Australia en dobles.

La jugadora croata es una antigua promesa juvenil cuya carrera se vio lastrada por su historia personal.

“No puedo creerlo. Es muy loco. Lo único que puedo decir es que Dios es bueno. Es lo único que puedo decir. No puedo creerlo. Me siento un poco conmocionada”, dijo con lágrimas en los ojos.

“Para mí, esto es emocionante. Nunca voy a olvidar este día y las últimas cuatro semanas. Esto realmente le ha dado sentido a mi vida, y a todo lo malo que me ha pasado”, confesó la jugadora, actualmente número 79 del mundo.

Es de destacar que la tenista sufrió maltrato físico de su padre y se vio obligada a huir a Estados Unidos con su madre y sus hermanos. Después, debido a problemas financieros y de salud se mantuvo fuera del circuito entre 2003 y 2009.

Después de su matrimonio con el italiano Daniele Baroni volvió a las canchas a tiempo completo a partir de 2011, remontando poco a poco hasta alcanzar la décima posición mundial en 2014.

Luego, la norteamericana Serena Williams en su camino al número uno del mundo, superó a Johanna Konta por 6-2 y 6-3 en 1 hora y 15 minutos.

“Ella jugó muy bien, definitivamente tiene madera de campeona”, dijo Williams para referirse a su rival. “Estoy contenta de haber dejado esto atrás”, confesó Serena.

Williams, número dos del mundo, lleva nueve victorias consecutivas en su carrera para sumar 23 títulos de Grand Slam y dejar atrás la marca de Steffi Graf.

Después de que la alemana Angelique Kerber, vigente campeona del Abierto de Australia y N.1 del mundo, cayó eliminada el domingo, Williams podría recuperar el cetro mundial, si gana el torneo.

De esta manera, el cuadro de semifinales femenino del Abierto de Australia fijó los siguientes cruces: por un lado, la norteamericana Coco Vandeweghe se medirá ante su compatriota Venus Williams y por el otro, la croata Mirjana Lucic Baroni enfrentará a la norteamericana Serena Williams.