“¡Muchachos, déjense de romper las bolas con el reglamento! Hay 2500 argentinos, de los que yo soy responsable como embajador, que han venido en auto. Han cruzado la mitad de Sudamérica para ver a su equipo”.

El embajador argentino en Ecuador, Luis Juez, se transformó en el gran protagonista de la odisea que debió vivir Atlético Tucumán para llegar a tiempo a disputar el partido contra El Nacional correspondiente a la fase previa de la Copa Libertadores. Sus frases retumbaron por redes sociales con fuerza.

Desde el micro que trasladaba al plantel del aeropuerto al estadio, Juez se comunicó con la transmisión oficial del partido y se puso el traje de responsable de la situación. Pidió hablar con el “General”, en referencia a Tito Manjarrez, el presidente militar que tiene el club y del que no conseguía el teléfono.

El político argentino estuvo más de cinco minutos al aire, mientras el reloj de la transmisión corría anunciando que se cumplía el tiempo de espera. Ahí fue que pidió dejarse de “romper las bolas” con el reglamento y se animó a lanzar una broma: “Si tengo que entrar yo de 5 hasta que se cambie Nery Leyes, entro de traje no tengo problemas. Me la banco 10 minutos con zapatos”.

Exigió que las autoridades del club ecuatoriano entiendan que la responsabilidad de la demora se debía a un problema de papeles de la empresa chilena que debía trasladar al plantel y eso no era culpa de Atlético Tucumán.

“Lo digo en nombre de los 2500 hinchas argentinos que están ahí que se han portado como unas señoritas. Yo no tengo reportes de que haya habido un solo detenido ni por alcoholismo, ni por disturbios. Hicieron 6 mil kilómetros para ver al club de sus amores en la instancia más importante de su historia deportiva”, defendió su postura.

Los jugadores llegaron pocos minutos después que se cumplió el tiempo de espera gracias a que fueron escoltados por 10 motos de la Policía, 4 patrulleros y el micro viajaba a 130 kilómetros por hora, según contó el político cordobés. “Parecía Meteoro”, lo describiría horas más tarde.

Ya con el histórico triunfo de Atlético Tucumán consumado, Juez habló con Canal 13 y continuó dejando frases desopilantes sobre la agitada noche que debió vivir como representante de país en Ecuador. “Hoy me van a querer cagar a trompadas. Ellos tenían ganado el partido en el escritorio y les mojamos la oreja y les ganamos. Voy a pedir un helicóptero para ir hoy a la Embajada”, bromeó.

“Los jugadores me abrazaban a mí y yo no jugué”, confesó el diplomático, y dio detalles de la fuerte conversación con el mandatario del equipo rival: “Tuve una discusión terrible con el presidente de El Nacional, que es un militar. Ellos querían agarrarse del reglamento y pedir los puntos pero yo les decía ‘juguemos al fútbol, es once contra once y el que hace el gol gana'”.

El ex Intendente de la ciudad de Córdoba reconoció que no siguió “el manual del correcto diplomático”, pero se justificó en que el partido “era un sueño” para los tucumanos. “Los hinchas cantaron el himno argentino antes del partido y se me puso la piel de gallina, hice puchero como un maricón”, reconoció.