Atlético Tucumán alcanzó una hazaña de dimensiones históricas al imponerse en la serie ante El Nacional de Ecuador y lograr el pase a la tercera fase de la Copa Libertadores de América. La épica no fue fruto solamente del resultado, sino también los obstáculos que el equipo debió atravesar para sellar la clasificación.

Luego de que el chárter que el club tucumano había contratado para viajar desde Guayaquil hacia Quito no pudiera despegar por supuestos problemas en la documentación, el plantel debió viajar hacia su destino en un vuelo de línea. Partió tres horas más tarde de lo estipulado y llegó con demora al estadio donde, gracias a la autorización de la Conmebol, pudo disputar el partido.

Con las camisetas y los botines que les prestó la selección argentina Sub 20 -debido a que la utilería no llegó a tiempo desde Quito-, los dirigidos por Pablo Lavallén vencieron por 1-0 a El Nacional y, como la ida había salido 2-2, pasaron de ronda.

En la tercera ronda de la Libertadores, “El decano” deberá enfrentar a Junior de Barranquilla. El partido de ida se disputará el próximo jueves en Colombia y los dirigentes del “Decano” no quieren sorpresas. Por eso, decidieron que la delegación del club se traslade en aviones de línea.

El plantel partirá desde Tucumán hacia Buenos Aires este lunes a las 17. Tras pasar la noche en suelo porteño, viajarán en un vuelo comercial hacia Bogotá a las 8.15 de la mañana del martes. Finalmente, se trasladarán a Cartagena, donde Junior hará de local debido a que su estadio se encuentra en un proceso de reformas. El partido se jugará el jueves, a partir de las 19.15, con arbitraje del brasilero Sandro Ricci.

El partido de vuelta será el jueves 23 de febrero, en el estadio José Fierro de Tucumán. El ganador de esta llave se meterá en el Grupo 5 de la Copa, donde ya están Peñarol de Uruguay, Palmeiras de Brasil y Jorge Wilstermann de Bolivia.