La serie preliminar de Copa Argentina que puso en escena a Central Norte y Talleres de Perico terminó de la peor forma. El conjunto salteño se había impuesto 2-0 en la ida y luego cayó 1-0 en casa, logrando la clasificación. Sin embargo, uno de los futbolistas visitantes fue agredido por un auxiliar y casi se desata una batalla campal en el campo de juego.

Cuando los jugadores del conjunto jujeño se enfilaban rumbo a la manga, el colaborador escupió en la cara al ex Boca Franco Sosa, quien reaccionó de inmediato corriéndolo junto a dos compañeros. Uno de ellos logró derribar al agresor, pero se lesionó al tirarle una patada voladora y después fue golpeado por dos hombres que fueron arrestados más tarde.

“Te da bronca que esté esta clase de gente en la manga. Parece que son hinchas o barras. Tenés que tener gente responsable porque afecta al club”, explicó en TyC Sports Sosa, quien jugó en Racing y también ganó dos títulos en el Xeneize (Apertura 2011 y Copa Argentina 2012) durante el paso que se extendió desde 2011 a 2013.

El defensor tucumano lamentó la eliminación y confirmó la detención del auxiliar que lo salivó y generó la gresca después del partido. Habrá que aguardar por posibles sanciones para el Cuervo, que se medirá en la próxima etapa frente a Sportivo Ferroviario de Corrientes.

VIOLENCIA EN SANTIAGO DEL ESTERO

También por Copa Argentina, el cotejo entre Güemes y Estudiantes de Río Cuarto no finalizó debido a proyectiles y bombas de estruendo que arrojaron los locales cuando promediaba el segundo tiempo y la visita se imponía 2-0 (global 4-0). Ahora, los cordobeses se enfrentarán a Pacífico de General Alvear (Mendoza). Una mancha más en este certamen.