Atlético Tucumán continúa escribiendo páginas doradas en su historia: superó 3-1 a Junior de Barranquilla en el José Fierro con goles de Aliendro, Menéndez y Zampedri y se metió por primera vez en una fase de grupos de la Copa Libertadores.

La derrota 1-0 en el compromiso de ida había obligado a Atlético Tucumán a quemar las naves en los primeros minutos. La fórmula fue más que satisfactoria porque jugó 45 minutos soñados y en media hora de compromiso tenia media clasificación en el bolsillo a base de eficacia.

El destino demostró que le guiñaba un ojo al Decano cuando a los 19 minutos Rodrigo Aliendro contó con la fortuna como cómplice ya que tras varios rebotes la pelota le quedó servida para abrir el marcador.

Cuatro minutos más tarde, Cristian Luchetti sacó largo, Leonel Di Plácido sacó un centro espléndido y Cristian Menéndez colocó un cabezazo espectacular. El palo le negó el grito, pero en el rebote el Polaco empujó la bola para que su equipo pase al frente del marcador global.

El envión se completó a los 28, apenas 9 minutos más tarde del primer gol. Tras un centro picante de Fernando Evangelista, Menéndez no llegó a puntearla pero el esférico cruzó toda el área y encontró solo a Fernando Zampedri para el tercero.

En el complemento, el Decano mereció estirar la ventaja pero erró demasiado y lo terminó padeciendo. A falta de diez minutos para el final del cotejo, Sebastián Hernández agarró bien una pelota en la puerta del área y venció a Luchetti para ponerle suspenso a la definición.

El Laucha terminó siendo el inesperado héroe de un partido que parecía definido: peinaron dentro del área un pelotazo largo y le cayó a Róbinson Ponzá, quien sacó una media vuelta espectacular. El ex arquero de Boca se lanzó al suelo y frenó el balón fundamental, ya que ese gol eliminaba al equipo argentino.

El combinado dirigido por Pablo Lavallén será parte del Grupo 5, donde esperan Palmeiras de Brasil, Peñarol de Uruguay y Jorge Wilstermann de Bolivia.