Chapecoense emprendió su largo viaje a Venezuela, para enfrentar este martes a Atlético Zulia por la fase de grupos de la Copa Libertadores. Se trata del primer vuelo internacional del equipo brasileño tras la tragedia aérea sufrida en noviembre, en una zona montañosa próxima a Medellín, en el que perdieron la vida 71 de las 77 personas a bordo del avión LaMia.

Según informaron desde la delegación del club verde, tras la partida del municipio de Chapecó, están previstas las escalas en San Pablo y Panamá antes de arribar a la ciudad de Maracaibo. En total, el viaje durará alrededor de 26 horas.

De la comitiva forman parte dos de los integrantes del plantel de la temporada pasada: Moisés Ribeiro y Nenén, quienes por lesión no integraron la lista de pasajeros que se dirigía a Colombia para disputar la primera final de la Copa Sudamericana frente a Atlético Nacional de Medellín.

Luego del pedido por el cuadro colombiano, FIFA oficializó a Chapecoense como el último campeón de la Copa Sudamericana. Esto le valió la clasificación directa a la fase de grupos de la Copa Libertadores, entre otros réditos económicos y deportivos.

El debut en el certamen continental será este martes, desde las 21.45 frente a Atlético Zulia de Venezuela. El próximo encuentro será el 16 de marzo en Chapecó, también por el grupo 7 de la Copa Libertadores, enfrentando a Lanús.

Alan Ruschel y Jackson Follman comenzaron con la rehabilitación

Por su parte, los sobrevivientes del vuelo trágico de LaMia Alan Ruschel y el arquero Jackson Follman, quien perdió la pierna derecha en el accidente, comenzaron con los trabajos de rehabilitación.

Se prevé que Ruschel vuelva a jugar en mayo tras sus lesiones en la columna. “Voy a seguir entrenándome con el equipo y esperando el día de mi regreso a las canchas. He aprendido a celebrar más la vida y a abrazar a los que más quiero. Dios me dio una segunda oportunidad en la vida y estoy muy agradecido”, expresó.