En un duelo de alto voltaje, Ecuador recibía a Colombia por la 14° fecha de eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018. Los visitantes llegaban con una polémica nacional surgida en las últimas horas: James Rodríguez fue fotografiado haciendo un gesto obsceno a un grupo de periodistas. Pero el capitán colombiano hizo a un costado ese hecho, jugó un gran partido y con un gol y una asistencia suya los dirigidos por José Pekerman ganaron 2-0 y pasaron a la Argentina en la tabla de posiciones.

Los cafeteros quedaron así con 24 unidades, segundos en las posiciones -al menos hasta que Uruguay juegue en Perú más tarde-. En tanto, poco quedó de aquel Ecuador arrollador que ganó los cuatro primeros choques al principio de la eliminatoria, y suma 20 unidades (sexto puesto).

Colombia empezó mejor, con el control de la pelota y mostrando ambición en ataque. Y cuando Ecuador logró emparejar el trámite, los visitantes metieron una estocada con el primer gol a los 20′, y pasaron a controlar todos los aspectos del juego.

Miguel Borja aguantó por la izquierda del ataque la marca de Mina, centró con el revés del pie para la llegada de James Rodríguez, que con un poco de suerte se llevó la pelota por delante para abrir el resultado.

La banda derecha fue la zona más débil de los locales en ese primer tiempo, y fue por allí que llegó el segundo. A los 33′, Edwin Cardona la metió de “cucharita” para James, que rompió bien el offside y cedió para el medio. Cuadrado apareció solo y la empujó para el 2-0.

En la segunda etapa no cambió el trámite del partido. Colombia era más claro y aprovechaba el resultado a su favor. Ecuador era una bola de nervios y frustraciones. El dominio se acentuó mucho más con la expulsión de Luis Caicedo para los dirigidos por Gustavo Quinteros, a los 15′. El central le fue muy fuerte a Abel Aguilar y el árbitro argentino Néstor Pitana no dudó en mostrarle la roja.

En la última media hora se vio a un equipo que no quiso acelerar, pero que aún así tuvo chances para meter otro gol, y a otro que no pudo más que someterse a la voluntad del rival. Esteban Dreer sostuvo sólo en dos los goles en contra, importante si se tiene en cuenta que la diferencia de gol juega un papel importante en la clasificación.