Con la obligación de ganar para no hipotecar sus posibilidades de clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores, Atlético Tucumán recibió Peñarol en el Monumental José Fierro del norte argentino.

Con la mayoría de los titulares que ya hicieron historia en el Decano, los conducidos por Pablo Lavallén intentaron adueñarse del pleito desde los primeros movimientos, pero la notable actuación Guruceaga atentó contra los deseos locales. Las intervenciones de Aliendro, Zampedri y el Pulga Rodríguez fueron los argumentos más firmes para que el dueño de casa se ponga en ventaja, pero el arquero mostró una versión muy sobria en el combinado uruguayo.

La justicia se instaló en el complemento cuando Zampedri abrió el marcador luego de capitalizar una pelota que había dejado en el área Bianchi. La discutida ubicación del goleador pasó desapercibida por la terna arbitral y la defensa charrúa.

La diferencia se extendió luego de un precioso tiro de esquina que por desgracia no terminó en la red. El poste devolvió lo que hubiera significado el olímpico, y Leandro González empleó su oportunismo para capturar el rebote.

El descuento de Gastón Rodríguez sirvió para decorar un resultado que le da esperanzas a la provincia tucumana con los posibles boletos a la siguiente instancia. Todo se definirá cuando el Decano viaje a Brasil para medirse con el Palmeira, a la espera de los próximos dos compromisos de Wilsterman.