“Somos rivales, no enemigos”. La frase que pregonaron Frank Fabra y Tomás Andrade como representantes del Superclásico que se disputará el próximo domingo en la Bombonera desde las 17.

Los futbolistas de Boca y River protagonizaron una campaña en la escuela Nuestra Señora del Carmen, ubicada en Ciudad Oculta, de Mataderos, con la idea de transmitirle a los niños valores de paz y amistad a horas de disputar un partido tan importante.

Acompañados por los dirigentes Christian Gribaudo (Secretario general de Boca) y Jorge Brito (vicepresidente de River), hablaron con los chicos. “Traten de aprender y de educarse que es lo principal en la vida de una persona. Traten de ser personas de bien, alegres, y recuerden que en la vida todo es con esfuerzo y dedicación”, señaló el lateral colombiano del Xeneize.

Los deportistas compartieron diferentes actividades con los estudiantes de primer grado. Allí pintaron una camiseta con un dibujo que simbolizaba la amistad. Fabra le aclaró a los chicos que la rivalidad con River “sólo es dentro del campo de juego, y fuera de la cancha podemos ser amigos”.