Tras una jornada boicoteada por la lluvia, se reanudó la actividad en Roland Garros. Los focos estaban puestos en el potencial choque en semifinales entre dos de los grandes tenistas de esta época. El español Rafael Nadal, nueve veces campeón en París, podría cruzarse ante el serbio Novak Djokovic, dispuesto a defender el título en la arcilla francesa.

Pero Djokovic, segundo favorito y vigente campeón, no pudo imponerse al austriaco Dominic Thiem, de 23 años, y 7º en el ranking mundial, quien ganó el primer set por 7-6 y consiguió el impulso necesario para aplastar al serbio. Fue un gran primer set de ambos, muy igualado, en el que Thiem no acusó su menor experiencia y soportó la presión en los puntos decisivos ante un Djokovic posicionado muy atrás y fuera de su mejor versión.

El tenista austriaco también se adjudicó el segundo set por 6-3, aunque esta vez con mayor solidez, con cuatro quiebres al saque de Djokovic, quien sólo pudo aprovechar un chance de romper el servicio de las dos que dispuso. En el tercer parcial, el panorama comenzó a ser dramático para Djokovic, quien perdió el saque en el primer juego. Y terminaría peor, ya que Thiem cerró el partido con un contundente 7-6, 6-3 y 6-0.

“Nole”‘, quien le había ganado a Thiem en las cinco ocasiones en las que se habían enfrentado, no podrá defender el título de Roland Garros, lo que allanó aún más el camino de Rafa Nadal para conseguir su décima corona en la tierra batida parisina.

Nadal, quien sigue mostrando que es el máximo favorito para ganar Roland Garros por 10ª vez en su carrera, derrotó rápidamente a su compatriota Pablo Carreño, número 19 de la clasificación individual, quien se retiró lesionado de la pista central Philippe-Chatrier.

El mallorquín capturó el primer set por 6-2 en solamente 32 minutos de juego. Con la agresividad y la intensidad que lo caracteriza, Nadal no se dejó amedrentar por un Carreño a media máquina y aprovechó sus cuatro chances de quiebre -contra dos de su rival- para llevarse el set inicial. El asturiano pidió ser atendido por un médico y se marchó al vestuario al término de la primera manga, pero retornó minutos después para jugar el segundo parcial.

De todos modos, el partido no duraría mucho más. Luego de perder los dos primeros juegos de la segunda manga, Pablo Carreño no soportó más sus dolores en la zona abdominal y se fue directamente a la red a darle la mano a Nadal, quien en solamente 50 minutos obtuvo su boleto a las semifinales de Roland Garros.

El tenista balear se retiró contrariado de la pista central, ya que por un lado podrá descansar un poco más que su futuro rival, pero por el otro no ha obtenido el ritmo deseado para afrontar una semifinal de máximo nivel contra Thiem.

Más tarde, se definirá la otra parte del cuadro, donde se perfila otro gran duelo entre el británico Andy Murray, número 1 del mundo, y el suizo Stan Wawrinka, que en cuartos de final enfrentarán al japonés Kei Nishikori y al croata Marin Cilic, respectivamente.