Debido a que Banfield no pudo triunfar en su visita a San Lorenzo, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto se consagró cómo ganador de dicho campeonato, a la espera de su partido de mañana ante Olimpo en Bahía Blanca.

Los dirigidos por Diego Aguirre superaron 1 a 0, con gol de Fernando Belluschi, a los de Julio Cesar Falcioni y, de esta manera el xeneize se coronó campeón del fútbol argentino sin disputar su encuentro. Después de un torneo con vibras y expectativas altas, Boca logró ser mejor que los demás y por eso es dueño del título.

River, quien casi le arrebata el primer puesto, decayó en los últimos partidos y no pudo mantener la solvencia de los anteriores encuentros. El club de la ribera jugará su partido contra el necesitado Olimpo, quien necesita sumar para salvarse del descenso.