Minutos después de que se consumara la victoria de San Lorenzo ante Banfield y decretara el título de Boca, Guillermo Barros Schelotto salió del hotel donde se concentra Boca en Bahía Blanca y dialogó unos instantes ante la prensa. Mostró su alegría por haber obtenido su primer campeonato como entrenador y dedicó el torneo “a los hinchas de Boca”.

Con ánimos de celebrarlo puertas adentro, el mellizo no quiso polemizar pero sí justificó los méritos de su plantel para bordar otra estrella en el escudo: “Lo ganamos de manera muy merecida en la cancha. Desde la fecha 13 que estamos punteros y siempre mantuvimos la ventaja”.

El estratega boquense avisó que seguirá peleando y luchando por mantener a Boca en lo más alto del fútbol argentino y destacó una de las virtudes del equipo: “En cuanto enganchaba una o dos jugadas, te arrebataba el partido. Cuando ataca, te mata”. En tanto, admitió haberse tomado revancha por la eliminación en la pasada Copa Libertadores.

Se trata de su título número 17 en la institución, ya que antes de este había alzado el resto como futbolista. “Ahora soy mucho más analítico y lo vivo con otras revoluciones, es mucho más tranquilo”, marcó la diferencia con la etapa pasada.

Y en la misma sintonía, se refirió al valor que tuvo Carlos Bianchi para formarse como técnico: “Los jugadores somos el resultado de lo que son nuestros entrenadores con nosotros. Él tuvo mucho que ver conmigo”. Y agregó: “Bianchi es insuperable en Boca”.

Por último, Guillermo no quiso dar pistas de lo que será el futuro de Ricardo Centurión, uno que está, y Carlos Tevez, uno que puede regresar, en el Xeneize. “Analizaremos todo cuando termine el campeonato”, aclaró.