El mundo del fútbol está conmocionado por el escándalo del doping en River Plate. Ayer, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) anunció que el defensor ‘Millonario’ Lucas Martínez Quarta dio positivo por la ingesta de un diurético y, esta tarde, se anunció lo mismo con Camilo Mayada. Pero, ¿qué son los diuréticos y por qué están prohibidos en el deporte?

Los diuréticos son sustancias que luego de ser ingeridas ayudan a eliminar agua y electrolitos del organismo, a través de la orina. El doctor Norberto Debbag, deportólogo y cardiólogo de la UBA, explicó a Infobae: “Hay diferentes tipos de diuréticos y se utilizan según la patología, y todos actúan sobre el riñón. En la medicina se usan para personas con cuadros de hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca y retención de líquidos, por nombrar algunos, pero su uso en el deporte está prohibido. Para la Agencia Mundial Antidopaje, los diuréticos son doping”.

Los diuréticos pueden ser de venta libre o recetada e incluso existen algunos que son naturales, de consumo diario, pero que poseen un impacto mínimo, como el mate, el té, el café, el ananá y los espárragos.

Para Debbag, estos “pueden ser utilizados siempre y cuando exista una cuestión de salud, sin embargo no es lo habitual, no se empieza por ahí”.

“Por ejemplo, si un deportista de alto rendimiento sufre hipertensión, no se comienza por darle un diurético, se buscan otras alternativas, existen drogas para el caso o hasta dietas especiales”, dijo.

“Los diuréticos en el mundo del deporte son utilizados para ‘enmascarar’, para eliminar ciertas sustancias del cuerpo que se han consumido, pero tampoco son mágicos. Dependiendo de la sustancia, se tarda más o menos tiempo en eliminarla. Por ejemplo, las drogas de depósito como los corticoides no se eliminan de un día para otro, pueden tardar hasta 20 días. Básicamente, se consumen para lavar, para limpiar”.

En otros deportes su uso es más común, aunque no deje de ser doping. En el boxeo, por ejemplo, se lo utiliza para ‘dar el peso’ en la preparación de una pelea y en el fisicoculturismo para ‘marcar el cuerpo’, debido a la pérdida de agua.

El especialista explicó que cuando un deportista utiliza un diurético u otra sustancia prohibida como los corticoides, se debe hacer una presentación previa al partido en el ente regulador de la competencia, sea la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) o la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), tal como sucedió con el caso de Sebastián Blanco, de San Lorenzo, quien dio positivo por betametasona el año pasado en Copa Libertadores. En aquella oportunidad, los responsables del cuerpo médico del club de Boedo cumplieron con estos requerimientos de manera previa y por lo tanto no hubo sanción.

El uso de diuréticos, comentó Debbag, puede tener consecuencias fatales, ya que al producirse “una pérdida sustancial de sodio y potasio, lo que se conoce como electrolitos, puede producir una arritmia fatal. También puede causar deshidratación, hipotensión y alcalosis hipocalémica, entre otros”.