La Confederación Sudamericana de Fútbol informó que luego del encuentro que disputa River en Paraguay, ante Guaraní por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, le realizará el control antidopaje en todos los jugadores del plantel argentino.

Conforme a la aplicación del Reglamento Antidopaje de la Conmebol, la entidad “notificó al Club Atlético River Plate que todos sus jugadores han sido seleccionados para la realización de controles dirigidos en competición de acuerdo a lo establecido en el Procedimiento de Control”.

Esta decisión de la Confederación Sudamericana de Fútbol proviene a raíz de los casos de doping de Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada por Copa Libertadores. Los futbolistas de River se encuentran sancionados de forma provisoria a la espera de la contraprueba.

Las dirigencias de River y Guaraní calentaron la previa del partido de Copa con duras declaraciones.

Los dirigentes del conjunto paraguayo acusaron a la entidad de Núñez de recibir ayudas de la Conmebol por cubrir más casos de doping y por ampliar el cupo de refuerzos de tres a seis.

Daniel Garnero, DT argentino de Guaraní, y José Luis Chilavert, histórico ex futbolista paraguayo, también se sumaron a la polémica.

Por su parte, la dirigencia millonaria encabezada por el presidente Rodolfo D’Onofrio y el manager Enzo Francescoli respondieron con el mismo tono.

El Comunicado de la Conmebol
La decisión de la Unidad Antidopaje de la CONMEBOL se basa en la aplicación del Art. 12, Apdo. 2 del Reglamento Antidopaje de la CONMEBOL vigente, que estipula:
“Los controles dirigidos se basarán en una evaluación juiciosa de los riesgos del dopaje y el uso más eficaz de los recursos para asegurar una óptima disuasión y detección. En el fútbol, como deporte colectivo, los controles dirigidos se realizarán principalmente para detectar el dopaje sistemático en un equipo. Si más de un jugador de un equipo ha dado positivo, se realizarán controles dirigidos de todos los jugadores. Para un jugador en concreto, se puede realizar el control dirigido por un comportamiento que denote dopaje, parámetros biológicos anómalos (parámetros sanguíneos, perfiles esteroideos, etc.), lesiones o el incumplimiento reiterado de proporcionar información sobre la localización del jugador, el historial de controles del jugador y el momento de rehabilitación de un jugador tras un periodo de suspensión”.

Destaca también que “durante el mes de junio de 2017, la Confederación Sudamericana de Fútbol notificó al Club Atlético River Plate que había detectado resultados analíticos adversos en los controles de dopaje no dirigidos realizados a dos de sus jugadores. Ante esto, la decisión de la Unidad Antidopaje de la CONMEBOL comunicada hoy al Club Atlético River Plate se basa en una evaluación juiciosa e integral de los hechos, incluyendo los dos resultados analíticos adversos mencionados y los insumos recogidos en la Audiencia realizada con los dos jugadores y el personal de apoyo del Club Atlético River Plate por la Unidad Disciplinaria en el mes de junio de 2017 en la Sede de la Conmebol, entre otros”.

Por último, menciona que “a lo largo de las presentes ediciones de la CONMEBOL Libertadores y CONMEBOL Sudamericana, la Unidad Antidopaje de la CONMEBOL ha venido realizando controles no dirigidos –es decir, mediante métodos de selección aleatoria a un mínimo de dos jugadores por equipo, seleccionados por sorteo según el Reglamento– en todos los partidos de competición con el fin de garantizar la preservación del espíritu de ética deportiva y de igualdad de oportunidades en sus competiciones”.