Sebastián Driussi viajó a Rusia para sumarse al plantel su nuevo club, el Zenit. El delantero dejó River a cambio de los 15 millones de euros de la cláusula de rescisión de su contrato y así tendrá su primera experiencia a nivel internacional.

“Hablé con Marcelo (Gallardo) y me dijo que disfrute porque es un paso importante para mi carrera. Le voy a estar agradecido siempre porque me hizo crecer como jugador y persona”, dijo Driussi y dejó las puertas abiertas para regresar a Núñez en el futuro: “Siempre River estará dentro mío, esto es un hasta pronto, espero volver y siempre estaré agradecido al club, cuerpo técnico, compañeros e hinchada”.

Desde el aeropuerto de Ezeiza, antes de subirse al avión que lo llevará a Rusia, el futbolista de 21 años también se refirió a las acusaciones por un supuesto caso doping en la Copa Libertadores. Tras conocerse los controles positivos de Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada, surgieron versiones respecto de que Driussi también estaría involucrado. Su veloz transferencia no hizo más que acrecentar los rumores, que luego fueron desmentidos.

“Lo tomé todo con tranquilidad. Los médicos y el técnico ya hablaron del tema, a veces la gente es mala y ensucia a gente que no tiene nada que ver. Yo sé lo que hice y estoy muy tranquilo”, sostuvo en diálogo con TyC Sports. Y agregó: “Dijeron que yo tenia doping y no era así porque jamás di doping. El que quiera hablar que hable, yo sé muy bien quién soy, lo que hice y la familia que tengo”.

Finalmente, Driussi se mostró expectante por su futuro en el Zenit. Aseguró que ya tiene “ganas de llegar y empezar a entrenarse” y habló sobre la posibilidad de juntarse con el ex Boca Leandro Paredes, a quien conoce de la infancia.

“Paredes es mi amigo porque me crié con él en el barrio. Me contó que es una ciudad muy linda y que voy a disfrutar mucho”, se ilusionó.