Habían pasado pocas horas desde que el rumor del doping masivo en River se había instalado y se había desactivado con velocidad, informando que sólo dos futbolistas eran los involucrados. En medio de ese escándalo, el club finiquitó la millonaria venta de Sebastián Driussi –uno de los apuntados por las versiones– al Zenit de Rusia. Las especulaciones se instalaron en torno de ese pase.

A más de un mes de ese cimbronazo que vivió el Millonario, el presidente del club dejó una serie de reflexiones sobre el suceso, reconociendo que la transferencia del goleador juvenil estuvo a punto de caerse.

“No voy a entender jamás que se dañe la moral de un club o de jugadores que nunca tuvieron nada que ver con el doping. Que se diga una gansada tan grande como que a Driussi lo vendíamos porque tenía doping. ¡Se estaba cayendo la operación porque el periodismo en la Argentina decía que Driussi tenía doping!”, afirmó Rodolfo D’Onofrio en una entrevista con el programa Fox Sports Radio.

“Para los que dicen que tenemos alguna ventaja: no. La ventaja que podemos tener es que el mundo del fútbol sabe que tenemos una conducta, una ética y siempre vamos a responder con la verdad. Desmiento cualquier sanata que escuché últimamente”, advirtió el directivo.

El máximo dirigente de la institución de Núñez afirmó que el hecho fue “un accidente”. D’Onofrio señaló: “Todavía no sabemos por qué ocurrió. Tenemos la conciencia tranquila, pero estamos con la angustia de no saber todavía qué corno pasó y que realmente sucedió. No lo podemos entender”.

Visiblemente conmovido, subrayó: “Es lo más duro que nos pasó en nuestra gestión. Y no lo puedo explicar. No es que lo estamos negando, no sabemos qué es. Esa es la preocupación tan grande”.

Actualmente, Lucas Martínez Quarta y Camilo Mayada aguardan que la Conmebol dé a conocer la sanción que recaerá sobre ellos tras haber sido los únicos involucrados en el conflicto de doping.