Sebastián Driussi, Leandro Paredes y Emanuel Mammana ya son parte de la nueva colonia argentina en el Zenit de Rusia: en las próximas horas, ese predominio criollo en el vestuario podría aumentar con la contratación de Santiago Ascacibar.

El Ruso es una de las joyas del fútbol nacional desde que irrumpió en la Primera de Estudiantes a comienzos del 2016. En las próximas horas, podría emigrar a cambio de 10 millones de dólares –quedarían 7 millones y medio limpios en La Plata–.

El mediocampista central tiene 20 años y ya acumula 49 partidos como profesional en el Pincha. Además, fue capitán de la selección Sub 20 y la Sub 23 que participó de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El viaje a Rusia podría llevarse a dos futbolistas locales, ya que junto con Ascacibar podría cerrar su transferencia Emiliano Rigoni. El futbolista de Independiente está en Chile a punto de jugar el partido de vuelta de la Copa Sudamericana, aunque podría quedar excluido de la nómina del juego de mañana si finalmente se arregla su venta.

En caso de consumarse estas dos transacciones, Zenit habrá invertido 72 millones de euros por los cinco pases de los deportistas argentinos.