Independiente sacó el pasaje a los octavos de final de la Copa Sudamericana tras vencer 2-1 en el Estadio Zorros del Desierto de Chile ante Deportes Iquique, haciendo valer la ventaja de 4-2 que había obtenido en el duelo de ida disputado en Avellaneda.

El Rojo se complicó solo en el comienzo del partido definitorio de la llave. Creo riesgo donde no lo había. Aunque el mérito fue todo del argentino Diego Bielkiewickz, quien a los 7 minutos giró con la pelota en la puerta del área y metió una impecable habilitación para Manuel Villalobos. El atacante no vaciló en el mano a pie con Martín Campaña y puso en ventaja al local.

Los Dragones Celestes no hacían demasiados méritos para justificar la ventaja y escasos para sostenerla. Por eso, le dio una plataforma lógica al resultado el cabezazo de Maximiliano Meza a la media hora de juego. El ex Gimnasia de La Plata apareció solo por el punto de penal tras un córner de Ezequiel Barco y metió un impecable remate de cabeza al gol.

Cuando restaban ocho minutos para el pitazo final, Lucas Albertengo le bajó la persiana a la llave gracias a una excelente habilitación de Nery Domínguez: alcanzó a puntearla ante la salida del arquero Brayan Cortés y puso cifras definitivas en el marcador.

El elenco de Ariel Holan, que en las próximas horas podría confirmar las ventas de Martín Benítez y Emiliano Rigoni, seguirá su sueño copero en octavos de final contra un conocido: Atlético Tucumán, que dejó en el camino a Oriente Petrolero de Bolivia.