Boca necesita creatividad, cambio de ritmo, asistencias, vuelo en los metros finales. Algo de eso le aportó Carlos Tevez tiempo atrás, antes de emprender la salida, cansado del ambiente del fútbol argentino. De a ratos, Ricardo Centurión no sintió la presión de ocupar su lugar; es más: fue una de las (pocas) figuras del sólido campeonato local logrado por Guillermo Barros Schelotto. Ahora, Boca precisa un salto de calidad, un 10 como los de antes. La explosión de Edwin Cardona permanece; anoche, en Salta, marcó un golazo, en el sexto minuto agregado (toda una curiosidad del árbitro Pablo Dóvalo, que unos segundos antes había expulsado a Nicolás Linares, de Banfield) y luego, fue uno de los autores de los penales, en la definición por 4 a 2 ante Banfield , por un trofeo amistoso.

En casi todo el encuentro, el colombiano fue controlado por los disciplinados volantes de Banfield. Perdía por 1 a 0 -un golazo de tiro libre de Mauricio Sperdutti-, y el rendimiento, esta vez, generaba intranquilidad. Hasta que surgió la polémica. Julio Falcioni y Darío Cvitanich mostraron su malestar, en un encuentro que tuvo pierna fuerte y múltiples roces. Más allá de estas cuestiones, Cardona responde. Se presenta, aún cuando desaparece.

Boca piensa en presente. Y viaja al futuro. Al mediodía, Daniel Angelici, el presidente, volvió a la carga con la vuelta de Carlos Tevez. “Todavía no hable con él, pero pienso que vamos a tener a Carlos para el año próximo, es mi intención que vuelva. En los próximos días viene a la Argentina, en septiembre yo iré a China y vamos a ir hablando”, comentó, en Radio La Red. Y siguió: “Hay una relación de afecto muy fuerte. Mi deseo como hincha de Boca es tenerlo a fin de año para jugar la Copa Libertadores”.

A pesar de las públicas diferencias, Román Riquelme celebró el nuevo escenario. “Cuando llegue Navidad, los hinchas de Boca vamos a desear que vuelva, a ver si el año que viene puede ganar la Copa”, sostuvo Riquelme, con cierta presión. A Román le agrada Cardona. “Porque es un jugador de selección. Le va a dar la pausa al equipo, lo va a hacer más lento”, aseguró. Ese dato le genera cierta inquietud a Barros Schelotto, que suele preferir los equipos rápidos, punzantes.

En el primer tiempo, Cardona dispuso de dos situaciones claras para marcar, pero falló. Se sintió incómodo, errático. Hasta que encontró el espacio. Y no falló. Falcioni dispuso de varios ex Boca, como Jesús Dátolo, Nicolás Bertolo, Pablo Mouche y Darío Cvitanich. Y acorraló a Boca. Sin embargo, en el exagerado tiempo agregado -y en los penales-, vio la luz. La de Cardona.

En el lanzamiento desde el punto del penal, para Boca convirtieron Cardona, Walter Bou, el colombiano Frank Fabra y el capitán Fernando Gago. Para el conjunto de Julio Falcioni desde los 12 pasos acertaron Renato Civelli y Walter Rodríguez, porque Agustín Rossi atajó el envío de Luciano Gómez y la ejecución de Gonzalo Bettini dio en el travesaño.

Boca Juniors: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán y Frank Fabra; Pablo Pérez, Wilmar Barrios y Fernando Gago, Cristian Pavón, Darío Benedetto y Edwin Cardona. DT: Guillermo Barros Schelotto.

Banfield: Mauricio Arboleda; Gonzalo Bettini, Renato Civelli, Jorge Rodríguez y Adrián Sporle; Mauricio Sperdutti, Eric Remedi, Nicolás Bertolo y Jesús Dátolo; Pablo Mouche y Darío Cvitanich. DT: Julio Falcioni.