Luego del empate parcial de Lionel Messi , Cristiano Ronaldo , que había ingresado en el segundo tiempo, adelantó a Real Madrid 2-1 con un golazo en la primera final de la Supercopa de España.

En su festejo, el número 7 se quitó la camiseta y exhibió sus abdominales en un grito de furia; un gesto muy similar al que hizo hace unos meses Messi en el Santiago Bernabéu, cuando anotó su gol número 500 con la camiseta blaugrana para ganar el clásico, y celebrar con la camiseta de cara a la tribuna ‘merengue’. En este caso, el portugués ensayó una “devolución de gentilezas”,

El árbitro Ricardo De Burgos lo amonestó. Un minuto después, CR7 entró al área local y simuló una falta, y el juez volvió a amonestarlo, razón por la cual se fue expulsado. Pero lo más grave ocurrió luego, cuando el portugués, enojado por la decisión, empujó al árbitro. Esta acción podría causarle una dura sanción a Cristiano, que no podrá jugar el partido de vuelta de la Supercopa de España el miércoles en el estadio Santiago Bernabéu. La ventaja, de todos modos, será importante para Real Madrid porque Marco Asensio, con otro golazo, selló el 3-1 final.