“No sé bien cuál es el valor porque es un problema de mercado. Lo que sí está claro es el valor de la cláusula de rescisión: es de 24 millones de euros”, decía tiempo atrás Rodolfo D’Onofrio, presidente de River, cuando desde China pretendían llevarse a Lucas Alario, el goleador que tiene Marcelo Gallardo en su plantel. Lo cierto es que ayer una nueva oferta sacudió el estadio Monumental. Es que ya no es el fútbol chino quien lo quiere, sino la Bundesliga de Alemania.

Fue Bayer Leverkusen quien llegó, a través del representante de Alario, con una oferta de 18 millones de euros por el número nueve. El mercado de pases cierra el próximo jueves, pero este fue un primer acercamiento que hizo el equipo alemán. Si bien no juega competencias europeas en esta temporada y se reforzó con varios delanteros -entre ellos Chicharito Hernández- ya es un club que seduce un poco más al jugador.

La historia de Alario con River sólo sabe de festejos. Llegó como refuerzo en la semifinal de la Copa Libertadores 2015 y marcó aquel golazo en Paraguay que le valió un lugar en la final. Luego le convirtió a Tigres en la definición y levantó aquel trofeo. También fue campeón de la Recopa Sudamericana, la Copa Argentina y la Suruga Bank, siempre haciendo goles importantes. Sus números son letales: 41 tantos en 81 presentaciones con el millonario. Un gol cada dos partidos. Y eso que el fin de semana quebró una racha de diez encuentros sin convertir.

Pese al rechazo inicial de la dirigencia de River por Alario -el club alemán o quien lo quiera deberá dejar 24 millones de euros, libres de impuestos, en las arcas del club- hay otros equipos que presionan. Es que en Núñez está el 60% de su pase. El otro 40 se lo reparten Colón y San Lorenzo de Tostado, club en el que se inició.

Pero River cuenta con una cláusula en la que puede comprar el 40% restante del pase del jugador en sólo 1.600.000 dólares si es que este continúa en el club hasta junio del año próximo, ya en el Mundial de Rusia. En caso de concretarse, un negocio redondo para el club millonario. Por eso el riesgo mayor en Núñez es que el club alemán comience a estirar la oferta. Quedan siete días de mercado de pases en Europa y hasta que se termine, ni D’Onofrio ni Gallardo dormirán tranquilos si saben que pueden perder a su goleador.