Arsenal jugó con una gran actitud en el segundo tiempo y con un hombre menos le dio vuelta el partido a Banfield y le ganó por 2 a 1, en un encuentro disputado por la quinta fecha del torneo de la Superliga.

El Taladro se puso en ventaja con un gol del mediocampista Juan Álvarez, a los 11 minutos del primer tiempo. El equipo de Sarandí lo dio vuelta en el complemento con los goles de Federico Milo, a los 20 y Germán Ferreyra, a los 41, en un tremendo contragolpe. Arsenal jugó una hora con diez hombres debido a la expulsión del delantero Rodrigo Contreras, a los 32 del inicio, tras una durísima entrada al defensor Renato Civelli.

Banfield con poco se llevó mucho en el primer tiempo.

Arsenal empezó mejor que el Taladro, con buena circulación de balón, sobre todo en el mediocampo, y aprovechó que el local no entró muy concentrado para marcar presencia. Sin embargo, en una contra, Mouche remató desde afuera del área, Santillo dio rebote, y el centro atrás de Sperdutti encontró a Álvarez, quien abrió el marcador con un fuerte derechazo.

En desventaja, Banfield tomó el comando del partido, hizo circular la pelota y aprovechó la desesperación de su rival, que sin embargo a los 17 tuvo una chance, cuando Wilchez abrió a Purita por la derecha y el centro lo conectó Contreras, pero Altamirano al córner. La “locura” se apoderó del juvenil Contreras quien le entró de mala manera a Crivelli -tremendo planchazo- y el árbitro Baliño le mostró la tarjeta roja directa.

En el segundo tiempo, Humberto Grondona metió mano al banco de suplentes y pidió mucho más esfuerzo a sus hombres, no solo para alcanzar el empate, sino también para mantener el resultado después. Los ingresos de Milo y Carrera por Wilchez y Purita le dieron a Arsenal más claridad en un partido que era cuesta arriba, pero también lo ayudó el hecho de que Banfield no fue el equipo que suele ser.

Sobre los 20 un tremendo cabezazo de Milo, tras un córner, el equipo del Viaducto llegó al empate, ante la sorpresa del público local. Banfield se mostró sin ideas para poder vulnerar la férrea defensa de Arsenal, que por momentos hizo pasar desapercibido la falta del hombre. En un tremendo contragolpe conducido por Milo por la izquierda -corrió más de 60 metros- el pase al centro del área le quedó a Ferreyra, quien venció a Altamirano con un sutil toque, para sellar el triunfo.