El español Rafael Nadal, número uno mundial, ganó este domingo en Pekín el 75 torneo de su carrera, aplastando al australiano Nick Kyrgios, 19º mundial, por 6-2, 6-1, en poco más de una hora y media.

Tras ganar el US Open en septiembre, después de haberse impuesto en Roland Garros en junio, el mallorquín logró su sexto título del año y amplía su ventaja al frente de la clasificación ATP, tomándose al mismo tiempo la revancha contra Kyrgios, de 22 años, último jugador en haberle batido en el circuito, en cuartos de final del Masters 1.000 de Cincinnati, en agosto.

“En 2005, no pensaba que volvería a jugar en 2017, y ganar el torneo doce años después todavía menos. Estoy muy feliz con este título”, señaló el español. El número uno mundial tendrá el lunes más de 2.300 puntos de ventaja sobre el segundo en la clasificación ATP, el suizo Roger Federer.

El español es el inmenso favorito del Masters 1.000 de Shanghai, que comenzó este domingo e incluso el Masters de Londres (12-19 de noviembre), que nunca ha ganado, debido a su dominio en la segunda parte de la temporada.

Nadal fue superior al australiano, tanto en el servicio (casi el 70% de las primeras bolas, y ningún break concedido) como en el resto (12 bolas de break procuradas).

“Me quedé muy frustrado. Obviamente no reaccioné profesionalmente y por eso recibí una advertencia. Pero eso no importa, él jugó bien y yo terriblemente”, afirmó Kyrgios. El Abierto de China, que se disputó en superficie dura, repartía 3.028.080 dólares en premios.