La Alcaidía de San Martín informó que Pablo “Bebote” Álvarez, barra brava de Independiente, que se encuentra detenido acusado de extorsión a Ariel Holan, director técnico del “Rojo”, protagonizó incidentes cuando el personal ingresó a su celda con el objetivo de cambiarlo de sector. Allí, según el parte oficial, comenzó a insultar y agredir con golpes de puño a los efectivos, para luego autoagredirse contra la pared, amenazando con denunciar maltratos.

Acto seguido, el personal lo redujo y consiguió trasladarlo. La situación fue puesta en conocimiento ante el Juzgado de Garantías Nª 2 de Avellaneda. El diagnóstico de “Bebote” tras los incidentes indica que sufrió “excoriaciones en antebrazos izquierdo y derecho, mano izquierda, eritema en cuello, inflamación en pómulo y frente (lado izquierdo), excoriaciones en miembro inferior izquierdo y derecho”. La lesión fue catalogada como “leve” y fue tratada con una “curación plana y hielo local”. Lleva la firma del enfermero Francisco Dedovior.

Álvarez se encuentra detenido por orden del juez Luis Carzoglio: enfrenta el cargo de extorsión, que tiene pena de cinco a diez años de prisión, acusado de haber interceptado a Ariel Holan luego de un entrenamiento y de haberle exigido 50.000 dólares para “colaborar” con su viaje al Mundial de Rusia 2018. Si no logra cambiar la carátula al grado de tentativa, que reduce a la mitad la condena, todo indicaría que esperará el final de la causa en la cárcel. A su situación, ya de por sí compleja, le agregó los incidentes en la Alcaidía de San Martín.