Desde su recuperación, poco a poco Lautaro Martínez logró afianzarse como titular en Racing y tuvo su partido soñado frente a Boca. El joven fue la tapa de todos los diarios luego de ser la figura en la victoria del equipo de Diego Cocca en la Bombonera.

Sin embargo, no todo fue siempre alegría en la vida de la promesa de la Academia. Mario Martínez, padre del jugador, explicó el drama que tuvo que atravesar su familia cuando el pequeño Lautaro dejó su Bahía Blanca natal para fichar en el elenco de Avellaneda.

“Sentimos mucha emoción y orgullo porque sabíamos que era su sueño. Fue algo muy raro porque nos teníamos que desprender de él que era muy nuestro. El hermano mayor fue al que más le afectó, porque eran muy unidos, hacían todo juntos. En ese tiempo tuvo epilepsia. La separación le causó convulsiones y tuvo que ser tratado. Ahora ya está todo bien, pero en ese momento fue como que le habían arrancado una parte de él. De todas formas siempre lo apoyamos”, develó el jefe de la familia en diálogo con Radio La Red.

Mario, de 45 años, explicó cómo se dio el interés de Racing en su hijo. “Teníamos un contacto con (Carlos) Beto Yaqué y teníamos pensado hacer algunas pruebas acá en el club Liniers de Bahía Blanca. Justo Racing fue a hacer pruebas a nuestra ciudad, mientras él se entrenaba con la selección local. Lo vieron diez minutos y dijeron que se lo llevaban para ficharlo. En enero del 2014, me llamaron de Racing y me ofrecieron llevarlo a Buenos Aires; el tema de la pensión y la escuela ya estaba asegurado”, rememoró.

Pero la adaptación en las instalaciones de la Academia no le fue fácil al chico que por entonces tenía 16 años. “Vivimos momentos muy duros porque Lautaro nos llamó a las dos semanas diciendo que se quería volver porque extrañaba muchísimo. Nos contaba que la vida en la pensión era muy diferente de la que tenía en Bahía Blanca, pero lo apoyamos y tuvimos la suerte de que Yaqué en ese momento nos dio una mano muy grande al abrirle las puertas de su casa y dejarlo estar con sus hijos”, comentó Martínez.

Además, Mario fue consultado por el futuro de su hijo y confesó que previo al debut del delantero en la Primera de la institución blanquiceleste, Lautaro ya había rechazado ofertas del exterior. “Él en ese sentido siempre fue un jugador maduro. Las cosas que hace es porque las piensa bien y las analiza. Lo que pase acá es lo que él sienta que pueda llegar a ser lo mejor. Hay que saber que tiene los pies sobre la tierra. En el 2015, antes de firmar su primer contrato con Racing, él tuvo la posibilidad de irse al Real Madrid, sin embargo cuando estaba todo casi listo, le dijo a su representante que no era el momento. Tomó esa decisión y me parece que fue la acertada”, detalló.