Matías Messi, de 35 años, el hermano mayor del capitán de Barcelona y la selección argentina Lionel Messi, fue acusado este domingo de portar un arma de fuego de guerra, por lo que seguirá detenido hasta el 23 de diciembre, informó una fuente judicial.

El hermano de Messi fue imputado por el fiscal de la Unidad de Flagrancia José Luis Caterina, en una audiencia desarrollada en el Sanatorio Parque, de la ciudad santafesina de Rosario, donde permanece internado luego de ser operado de una fractura en el maxilar inferior sufrida en un accidente de lancha en el río Paraná.

El incidente ocurrió el jueves último a la altura de la localidad de Fighiera, situada a 38 kilómetros al sur de Rosario. Matías Messi permanecerá detenido en forma atenuada, en principio en el Sanatorio Parque, con una custodia de civil, a raíz del estado de salud del imputado, indicó un portavoz de la Fiscalía.

En este sentido, los abogados Ignacio Carbone y Froilán Ravena, quienes defienden a Messi, se comprometieron a notificar al juez entre 24 y 48 horas anteriores al alta médica y a continuar la discusión sobre el lugar de alojamiento durante la prisión preventiva, según informó la agencia de noticias Télam.

“El delito de portación de arma de fuego de guerra es una figura jurídica que prevé una sanción de pena que va de tres años y seis meses a los ocho años y seis meses de prisión”, abundó un vocero de la Fiscalía rosarina. El juez Andrés Donnola aceptó la calificación provisoria presentada por la Fiscalía y convalidó el acuerdo de las partes en relación a la prisión preventiva. En tanto, “los rastros de sangre hallados en la lancha y en el arma fueron enviados a peritar, y se esperan resultados en los próximos días”, señaló un vocero judicial.

Matías Messi sufrió un incidente en el Paraná en la madrugada del jueves cuando conducía su lancha con motor Mercury 115 y chocó contra un banco de arena, según declaró ese día, y llegó herido y con la embarcación a la deriva hasta la costa del Club de Pescadores de Fighiera, donde fue auxiliado por un lugareño.

El hermano mayor del astro futbolístico se retiró por sus propios medios, pero cuando el fiscal Caterina les ordenó a los policías de la Subcomisaría 11° y de la Policía de Investigaciones (PDI) que revisaran la lancha para investigar las causas del siniestro, los efectivos hallaron manchas de sangre en toda la embarcación y una pistola calibre 380.

Pero no encontraron a Matías Messi en su casa del Country Puerto Paraíso, de la localidad de General Lagos, vecina a Rosario, motivo por el cual el fiscal ordenó finalmente su detención, que se concretó el viernes en el Sanatorio Parque, donde fue operado el sábado de la fractura en el maxilar inferior. En este sentido, el abogado defensor Carbone aseguró que Messi “nunca estuvo prófugo” y se remitió al comunicado de la familia.

El comunicado de la familia y un antecedente por portación de armas

La familia Messi sostiene que Matías “tuvo un accidente en lancha cuando choca contra un banco de arena y sufre una seria lesión, se golpea feo contra la embarcación y se lastima la zona de la mandíbula, el paladar y la cara”.
“Por eso se produce su internación inmediata. Incluso se le realizaron estudios neurológicos, reconstrucción de un labio y le sugirieron reposo por un tiempo prolongado”, puntualizó en el comunicado.

Matías Messi está cumpliendo con una probation por portación de arma, originada en una causa anterior, cuando la noche del sábado 3 de octubre de 2015 se resistió a una requisa y se peleó con dos gendarmes que le hallaron un arma de fuego en su auto Audi Q5 en la avenida Uriburu al 400, del barrio La Bajada, en el sureste rosarino, de donde son oriundos los Messi.

El sábado 26 de agosto último, Matías Messi chocó con su Audi Q5 contra un camión de reparto en la ruta provincial 21, a la altura de la localidad santafesina de Pueblo Esther, a 20 kilómetros al sur de Rosario, donde sólo sufrió daños en el vehículo, que perdió su tren delantero.