Boca lidera el torneo de la Superliga argentina con 27 unidades junto a San Lorenzo (aunque el Ciclón tiene un partido más), pero el principal objetivo en el Xeneize es la Copa Libertadores de 2018. Días atrás, Guillermo Barros Schelotto y Daniel Angelici se reunieron para diagramar el plantel.

Más allá de consensuar las posibles incorporaciones y las posiciones a reforzar, el director técnico y el presidente también dialogaron sobre quiénes pueden abandonar la institución.

En lo que respecta a la portería, el Mellizo está conforme. Agustín Rossi demostró con sólidas actuaciones que puede ocupar el arco del Xeneize y a Guillermo Sara lo ven como una alternativa confiable. Salvo que aparezca alguien de experiencia en el mercado, ellos serán los guardianes de los tres palos.

Entre los laterales, hay dos que tienen el cartel de “salida”. Uno es Gino Peruzzi. Ambas partes consideran que es un ciclo cumplido el del ex Vélez (perdió el puesto con Leo Jara) y buscarán conseguirle otro club. A Fernando Evangelista, por su parte, intentarán darlo a préstamo.

Como la intención es la de incorporar a otro marcador central de jerarquía, mínimamente uno de los centrales emigrará. Uno de los candidatos es Santiago Vergini, pese a que ante Arsenal utilizó la cinta de capitán. El otro es Juan Manuel Insaurralde.

En el mediocampo, una posibilidad es buscarle otra institución al colombiano Sebastián Pérez, y así liberar el cupo de extranjeros. Otra variante (aunque aún en estudio) es dar a préstamo a Gonzalo Maroni para que sume minutos.

Con la llegada de Ramón Wanchope Ábila, sumada a la posible vuelta de Carlos Tevez, deberán hacer espacio en la ofensiva. La intención es desprenderse de Oscar Junior Benítez (pese a sus lesiones nunca logró aprovechar los minutos que tuvo en cancha) y vender a Walter Bou. Por otra parte, Agustín Bouzat volvería a ser cedido a otra institución.