Independiente tiene la firme intención de continuar sumando copas internacionales a sus vitrinas y la cita con el Gremio de Brasil en el Estadio Libertadores de América fue el puntapié de la posibilidad de darle rienda suelta a ese objetivo en la final de ida de la Recopa Sudamericana.

El Rojo recibió al último campeón de la Copa Libertadores, con el que empató 1 a 1 con goles de Luan (21’PT) y Bruno Cortes en contra (33’PT), por el compromiso de ida de una final que empareja a los dos últimos dueños del continente a partir de la obtención de la Sudamericana y el mencionado torneo rey de Sudamérica.

Si bien podría considerarse a priori como un mal resultado, sobre todo por haber jugado en condición de local, el hecho de hacerlo durante más de una hora con un hombre menos, por la expulsión de Gigliotti (27’PT) y de igual a igual durante casi todo el encuentro, conformó. Así lo hizo saber el público del “Rojo”, que despidió al equipo con aplausos por el sacrificio entregado.

Independiente completó una muy buena etapa. Tuvo un comienzo electrizante, arrinconó a Gremio y no marcó de casualidad. Un cabezazo de Maximiliano Meza que terminó con la pelota en el travesaño y una excelente jugada colectiva que culminó con un remate forzado de Martín Benítez, fueron los avisos.

Con claro dominio y siempre buscando el arco rival, el “Rojo” hizo los méritos para comenzar arriba en el marcador. Sin embargo, sufrió una grave desatención defensiva y de ahí llegó el gol de los brasileños. Fueron cinco minutos para el olvido, ya que además del tanto de Luan a los 21, Emmanuel Gigliotti recibió la tarjeta roja a instancias del VAR.

Fueron minutos de desconcierto para el cuadro argentino, que se recuperó gracias al empuje de su gente y a la llamativa pasividad del equipo visitante. Por eso no sorprendió el empate a los 32, luego de un picante tiro libre de Fernando Gaibor al corazón del área, que contó con la complicidad de Bruno Cortes, que la peinó, y la floja reacción del arquero Marcelo Grohe.

Se fueron al descanso empatados, pero con la sensación de que Independiente hizo más méritos que su rival, pese al hombre de menos. En el complemento, el Rojo continuó con la tónica del primer tiempo. Le jugó de igual a igual a Gremio, que ajustó su juego en base a la desesperación del rival y controló.

Los dirigidos por Holan intentaron lastimar de contragolpe, pero no tuvo tantas situaciones como en los primeros 45 minutos. Sí para destacar la garra y el sacrificio del equipo argentino, que bien se vio en la acción que salvó casi en la línea de gol Amorebieta. El hispano-venezolano recibió un rodillazo en su rostro en esa acción.

Gremio pudo ganar el partido tras un centro picante de Alisson, que por poco Bustos no termina cometiendo penal. En los minutos finales, la visita pareció conformarse con el empate y el “Rojo” se quedó sin energías. El público local despidió a su equipo con aplausos, confiados de poder quedarse con la serie de vuelta, que se llevará a cabo en Brasil, el próximo miércoles 21 de febrero desde las 21:45 en Porto Alegre.

Esta serie final no tiene la influencia del gol de visitante, por lo que el tanto del elenco brasileño en Avellaneda sirve simplemente para incrementar el resultado global sin la ayuda de valer doble. En caso de que en el cotejo de vuelta el marcador final continúe igualado, se jugarán dos prórrogas de 15 minutos y luego una tanda de penales en caso de que sea necesario.

Es la cuarta vez en la historia que el Rojo persiga la oportunidad de alzar la Recopa Sudamericana; la segunda contra este rival. En 1995, superó a Vélez en Japón luego de haber ganado la Supercopa y al año siguiente cayó también en tierras asiáticas 4-1 contra el Gremio. Luego disputó el trofeo en el 2011, pero perdió contra el Inter de Brasil.

El objetivo detrás de esta posibilidad para Independiente es la de quedar ubicado en la misma línea que Boca en la tabla histórica de títulos internacionales. Tras obtener la Copa Sudamericana, alcanzó su corona 17 y una nueva conquista lo podría llevar a igualar al Xeneize y Milan de Italia.

Estadio: Libertadores de América (Avellaneda)
Árbitro: Roddy Zambrano (Ecuador)
Televisación: Fox Sports
Instancia: Final de ida de la Recopa Sudamericana