En un duelo con con vasta historia en la Libertadores, por la primera jornada del grupo 6, Nacional de Uruguay y Estudiantes de La Plata no se sacaron ventajas. Igualaron 0-0, en un partido que se destacó por lo disputado. El Bolso, empujado por la localía, tuvo la iniciativa. El Pincha, con un esquema táctico ordenado y hermético, resistió sin pasar por grandes sofocones. Y fue la visita la que se llevó lo que buscó: un punto de visitante para comenzar con buen pie el recorrido copero.

Nacional, que atravesó dos fases eliminatorias ante Chapecoense de Brasil y Banfield para colarse en la zona, venía de golear a Cerro por la cuarta fecha del Apertura uruguayo, en el que marcha como líder (ganó todos sus cotejos). Sin embargo, el conjunto de Lucas Bernardi redujo sus virtudes defensivas, forzando a su rival a centralizar el juego. Y facilitar la tarea de titanes como Schunke o Rodrigo Braña.

Con un dibujo con líbero y dos stoppers, más dos carrileros para cubrir el ancho del campo, le cerró los caminos al equipo de Montevideo, en un choque entre dos escuadras aguerridas.

Una vez controlado el adversario, desde los pies intermitentes pero hábiles de Gastón Giménez, o con las corridas de Lucas Rodríguez, buscó su momento.

El gol de los platenses pudo haber llegado en dos oportunidades: Melano, en la primera etapa, y el colombiano Otero, sobre el final, casi sellan el triunfo. Pero el empate, de todos modos, le sentó más que bien.